10 frases de Jorge Drexler para enamorarte

Amar puede convertirse en un sentimiento tan poderoso que encontrar las palabras o acciones correctas para demostrarlo a veces puede convertirse en una tarea abrumadora. Ha inspirado libros, canciones, poemas, películas e innumerables producciones que dan fe de su importancia.

Para la música, el amor fue una gran fuente de inspiración y para Jorge Drexler, el artista que dejó atrás la medicina para dedicarse por completo a la música. A través de sus canciones, el artista ha explorado su pasión por la prosa y el verso, las décimas y las palabras, encontrando en ellas la vía perfecta para canalizar sus emociones y sentimientos colectivos, tendiendo puentes entre diferentes culturas y buscando esa conexión que une al mundo moderno.

Leer :   Uruguay quiere enrolar a más mujeres en misiones de paz con apoyo del Fondo Elsie

Es por eso Nos sumergimos en sus letras, esas letras poliédricas llenas de poesía y ciencia para encontrar esas frases de Jorge Drexler perfectas para enamorar.

Y sin planearlo ellos mismos, tal vez como alguien que accidentalmente va y lo hace…
Te he visto cambiar tu paso hasta que lo cambias de fase, la misma fase que mi propio paso.

Te amo, te amaré, siempre te he amado porque antes de darme cuenta, te amaba.
Te dejo este mensaje simplemente para reiterarte algo que sé que sabías.

Antes de ti yo no era yo, antes de que ambos estuviéramos allí ninguno de nosotros existía
Antes de que fueras parte de mí, antes de darte a conocer, no eras tú y yo no era yo…
Lo que digo es que no entiendo cómo pude vivir antes.

Tu boca roja sobre la mía, el vaso girando en mi mano.
Y mientras caía el vino supe que desde un rincón lejano, desde otra galaxia, el amor que me darías.

Basta ver el reflejo de tus ojos en los míos, ahuyentados por el frío, para comprender que el corazón no miente, que por suerte me haces bien.

Quiero que todo el vecindario sepa de nuestra obsesión y presuma que te besaste en el balcón.
Idolatrarte hasta la muerte y entrar en la suite del Sheraton contigo en tus brazos.

¿Me estás guiando o te estoy guiando? ¿Será que tú me guías o yo te guío?
Mi cuerpo al tuyo y el tuyo al mio
Los dos beben del mismo aire, late el pulso y el muslo aprende a leer Braille.

Una canción que dice que solo te quedas con lo que no atas y sin ti te tengo a ti y tengo mi guitarra.
Hay tantas cosas, solo necesito dos: mi guitarra y tú.

Tengo tu voz, tengo tu tos, escucho tu canto en el mío, cursos paralelos, dos anzuelos en un mismo río.
Tengo una canción que tal vez pueda mostrarte cuando me vaya, tengo tu sonrisa en una esquina de mi salvapantallas.

Y luego me pregunto ¿qué viste en mí? ¿Qué te hizo abrirte así?
Tus miedos, tus piernas, tu calendario, las siete puertas sagradas de tu santuario.