Cortés y varios candidatos de la Azul quedaron afuera, pero apelarán

La Justicia rechazó el amparo que había presentado la lista Azul para participar de la elección anual de la CEB convocada para el próximo domingo y confirmó lo decidido por la Junta Electoral, que solo habilitó a esa fracción opositora en 18 de los 22 distritos y la privó de presentar candidaturas al Consejo de Administración.

El primer candidato al Consejo por la Azul era el secretario general del sindicato de Comercio, Walter Cortés, acompañado por Martín Domínguez, Dana Guzmán y Beatriz Oñate. Todos fueron descalificados por integrar en simultáneo la directiva del gremio, que ejerce la representación de una parte del personal de la Cooperativa, cuyos trabajadores en su mayoría pertenecen a Luz y Fuerza.

Leer :   La Nación / La vida fácil y escenarios para no trabajar

Con el nuevo giro judicial, la elección sólo ofrecerá en los cuartos oscuros la boleta de la lista Blanca, con el actual presidente de la Cooperativa Carlos Aristegui como principal candidato; la lista Roja, encabezada por Laura Alves, y la lista Azul, en una versión reducida, con candidaturas a delegados solo para 18 distritos.

Cortés dijo que apelarán lo decidido el viernes por el juez Santiago Morán, con la idea de llegar al Superior Tribunal de Justicia, pero con pocas esperanzas de lograr la habilitación de las candidaturas antes del domingo. “Quedan pocos días y es muy difícil -admitió el dirigente-. Pero igual lo vamos a seguir en la Justicia Civil, después de las elecciones si es necesario”.

Leer :   La Junta reitera su apuesta por la sanidad pública

Dijo que la motivación invocada por la Junta Electoral oficialista para impugnarlos fue su condición de dirigentes de un sindicato con actuación interna en la CEB y por lo tanto con “intereses creados” que serían incompatibles con el ejercicio de un cargo de dirección.

Según Cortés, “no está en el Estatuto ni en la ley de cooperativas” la prohibición expresa a candidatearse con ese tipo de antecedentes. Pero el juez Morán no lo entendió así y acogió los argumentos de la CEB, expresados en el expediente por el abogado Alfredo Iwan.

Según ese letrado, los amparistas desarrollaron “una mera discrepancia y disconformidad con decisiones institucionales tomadas por órganos internos de la CEB, consecuentes con decisiones del Consejo de Administración y con la doctrina interna de la CEB y conforme el Estatuto Social y el Reglamento Electoral”.

Leer :   ¿Qué temas aborda Víctor Küppers en sus conferencias?

Morán entendió que en el origen del diferendo está “la propia conducta de los impugnados quienes se han colocado en situación de impugnación”. Observó que en el trámite de evaluación de las candidaturas “no ha mediado un acto manifiestamente ilegal o arbitrario”, como exige la normativa para acoger un amparo.

Juzgó que “de lo hechos narrados por la actora (los apoderados de la lista Azul) en contraposición con lo informado por la CEB, sumado a la documental acompañada por ambos, decididamente no se configuran los vicios de ilegalidad y/o arbitrariedad manifiesta”, en razón de que la exclusión de Cortés y el resto de los candidatos “se encuentra fundamentada no solo conforme a su reglamento sino también a sus propios antecedentes”.

Leer :   ¿Qué pasa en 100 días de educación? - Columna de Francisco Cajiao - Columnistas - Opinión

Cortés insistió en que no hay prohibición expresa que se pueda relacionar con su condición de sindicalista. El artículo 60 inciso d del estatuto de la CEB exige a los candidatos, entre otras condiciones, “que sus relaciones con la Cooperativa hayan sido normales y no hayan motivado ninguna compulsión judicial”. Esa sería la regla de la que se valió la Junta Electoral para descalificar a los postulantes por la Azul.

Según el dirigente sindical, el fallo es “muy resbuscado” y tildó de “antidemocrática” la posición asumida por la CEB. Dijo que si la evaluación fuera tan estricta con la lista Blanca también allí habría motivos para impugnar porque sus tres candidatos al Consejo son varones y “no se respetó el cupo femenino”. Reconoció que esa exigencia no figura en el Estatuto de la CEB, pero ante la omisión “debería aplicarse la ley electoral provincial”.

Leer :   'Mejorar tu marca personal', una clave para alcanzar metas

Insistió en que, a pesar del revés judicial, la Azul participará de la elección con las candidaturas que no fueron objetadas, en la búsqueda de tener la presencia más amplia posible en el cuerpo de delegados. “No les vamos a regalar ese espacio”, afirmó Cortés.


Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite