Crimes of the Future: La explicación de la película con Kristen Stewart

A pesar de que el escenario no es muy alentador debido a la persistente atmósfera de distanciamiento, el director imita a su personaje principal al desprenderse de los juicios morales sobre lo que es correcto y lo que no en las prácticas de Saul y Caprice, simplemente las expone como lo haría cualquier artista. Asimismo, no recurre a sentimentalismos para exponer la temática de la evolución humana y es otro punto del que mismo Cronenberg ha hablado en entrevista: ‘Cuando Darwin habló sobre evolución, no se refería a que llevaría gradualmente a algo superior. Evolución no significa ir a algo mejor, significa algo diferente’.

El significado del final

Algo es claro sobre Crimes of the Future: No tiene una única interpretación definitiva. No solo porque Cronenberg no la ha revelado puntualmente, los mismos protagonistas han admitido la complejidad de la historia. En la rueda de prensa de Cannes, Kristen Stewart admitió que ella y Viggo Mortensen pasaron cada día después de trabajar preguntándose ‘¿qué diablos estamos haciendo?’. Léa Seydoux comentó para Variety que no entendió del todo el guión cuando lo leyó por primera vez.

Leer :   5 películas de Netflix para reírse graciosamente

Lo mismo ocurre para el espectador, sobre todo con una incierta escena final donde Saul derrama un par de lágrimas que pueden interpretarse como alivio, después de comer unas barras sintéticas desarrolladas por un hombre (Lang Dottrice, interpretado por Scott Speedman) cuyo hijo fue asesinado por su propia madre, quien lo consideraba un ser antinatural porque podía comer todo tipo de sólidos sintéticos. Lang pretende acelerar la evolución humana a través del consumo de plásticos. 

Cuando Saul logra comer sin que represente el malestar que vive todos los días, puede interpretarse como el triunfo de los sintéticos sobre la anatomía humana, otra reflexión que deja abierta Cronenberg: ¿hasta dónde nos llevará la evolución?

Leer :   fecha de estreno, tráiler, reparto. Película protagonizada por Jason Momoa

El director

El nombre de David Cronenberg es clave para abordar el filme. El cineasta canadiense de 79 años se tomó un descanso de sus historias conocidas por abordar temáticas relacionadas con el cuerpo de una manera explícita. El largometraje eXistenZ (1999) fue el último de este estilo, más adelante, profundizó en el mundo de los gánsteres con títulos como A History of Violence (2005), A Dangerous Method (2011), o Cosmopolis (2012).

Cronenberg es considerado el padre del ‘horror corporal’. Sus proyectos plantean cuestionamientos filosóficos sobre la dependencia entre la mente y el cuerpo y, si quieres llegar a Crimes of the Future con previa preparación y entendimiento, sería pertinente dar un repaso a la filmografía del director durante sus años tempranos: Shivers (1975), Videodrome (1983), o The Fly (1986), podrían ser un buen punto de partida. Cada una no solo comparte el factor corporal/filosófico, también hay un elemento más que distingue al cóctel de filmografía de Cronenberg: la conversación sobre la tecnología.

Leer :   Las 10 películas que marcarán la Mostra de Venecia

Leave a Comment