Diez años desde que los Patios de Córdoba se abrieron a la Humanidad

El patio Rey Heredia, 22 es un emblema y un recuerdo de aquel 6 de diciembre de 2012, cuando la Unesco declaró los Patios de Córdoba como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Se convirtió en el centro neurálgico de la alegría, el júbilo y los abrazos entre propietarios y cuidadores de patios, a los que se sumaron representantes institucionales. Este reconocmiento fue un premio tempranero. Sobre las 10:15, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco dio por ventilada la cuestión, sin debate, y elevó la decisión de la futura inscripción. Apenas tres minutos habían costado cinco años de travesía. Pero a la tercera fue la vencida.

Leer :   En qué consiste el quiet quitting

Este martes se cumplen diez años de este nombramiento que convirtió a Córdoba en una ciudad con tres nombramientos de la Unesco. En noviembre de 1984 llegó el primero: el de la Mezquita de Córdoba. Diez años más tarde, el Centro Histórico de la capital adquirió también esta protección. El éxtasis cultural llegaró en 2018, cuando el Comité de la Unesco aprobó por unanimidad la candidatura presentada por España para inscribir el yacimiento de Medina Azahara en la Lista del Patrimonio Mundial. Con esta distinción, Córdoba se situó en el Olimpo de la Unesco al convertirse en la única ciudad del mundo con cuatro declaraciones de Patrimonio.

Leer :   La dieta sin lactosa, el régimen de exclusión más seguido por la población española



El camino de los Patios hacia la distinción de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad comenzó con una corporación municipal y acabó con otra bien distinta. Los primeros pasos echaron a andar en marzo de 2007, cuando el Pleno municipal presidido por Rosa Aguilar aprobó por unanimidad de PSOE, PP e IU la creación de una comisión que elaboraría el expediente para solicitar a la Unesco el reconocimiento de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Con una candidatura debajo del brazo, en 2010 en Kenia, el entonces alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña, retiró de forma voluntaria el expediente para no competir con el Flamenco, otra candidatura que también aspiraba a ser Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y que fue promovida por la Junta de Andalucía. Esto hizo que se produjera el primer cruce de declaraciones entre el regidor de IU y el consejero socialista de Cultura, Paulino Plata, asegurando este último que no había “incompatibilidad” en que las dos candidaturas se hubieran presentado. Oficialmente, la Junta apoyó en 2010 la candidatura del Flamenco, que finalmente fue incluida en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.



La segunda ocasión para conseguir tan ansiada distinción llegó en 2011 en Bali. España presentaba dos candidaturas y una de ellas era la de los Patios. En Córdoba gobernaba la mayoría absoluta de José Antonio Nieto, que arrastraba la pérdida de la Capitalidad Cultural, y en la Junta lo seguía haciendo el PSOE. En la consejería de Cultura continuaba Paulino Plata, quien llegó a asegurar que “en un 99%”, los Patios serían reconocidos por la Unesco ese año. Pero no fue así. El Ministerio de Cultura recibió un informe técnico negativo porque, en definitiva, la candidatura no recogía taxativamente algunos requisitos exigidos por la Unesco, como el arraigo popular o la inmaterialidad de la misma.

Aunque el Ministerio, por un lado, y el alcalde, el concejal delegado de Patrimonio, Juan José Primo Jurado, y la coordinadora del expediente y directora del Archivo Municipal, Ana Verdú, por otro, rebatieron el informe, la candidatura no llegó a buen puerto. Mantenerla o no conllevaba un peligro: postergar el posible reconocimiento de los Patios ya que, en caso de ser rechazada, el plazo para volver a presentarla habría sido 2015. Ante ello, Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Ministerio de Cultura acordaron retirar la candidatura. El Consistorio tuvo que capear el temporal que esa decisión trajo con la Asociación Amigos de los Patios y la Asociación Claveles y Gitanillas, que criticaron que no fue consultada con ellas y que se tomó de madrugada. El entonces portavoz municipal Miguel Ángel Torrico entonó el mea culpa. De aquella decepción, Córdoba se trajo el firme convencimiento de reforzar la candidatura de cara a 2012 ya que los responsables de la Unesco otorgaron una prórroga extraordinaria de un año para elaborar un nuevo informe de más nivel.



La “densidad” de la candidatura de 2011, y a la que se refirió la Unesco, fue sustituida por apenas 16 folios en los que, sí que sí, dejaban más que recogidos los motivos por los que los Patios debían ser declarados Patrimonio de la Humanidad. En este ocasión, la Fiesta de los Patios era el único proyecto presentado por el Gobierno de España. Cinco años después de empezar aquel camino, Córdoba conseguía que la esencia, la tradición y la popularidad que se respiran en los Patios fueran declarados en París Patrimonio de la Humanidad. Patrimonio de todos.

El año después de la declaración, Ayuntamiento y Junta de Andalucía realizaron numerosas actividades culturales para celebrar este reconocimiento que disparó la afluencia de visitantes a los Patios durante el Concurso. No obstante, la polémica también se cernió sobre el certamen: la concejal de Tradiciones Populares, Amelia Caracuel, buscaba que en 2013 no hubiera Concurso y que los premios fueran sustituidos por ayudas igualitarias para todos los recintos que participaban. Los propietarios y las asociaciones mostraron su rechazo y las bases se mantuvieron como en años anteriores. En 2013 también comenzó nuestro tradicional concurso de Instagram durante la Fiesta de los Patios que, el año que viene, también estará de aniversario.



Voluntarios y masificación durante el Concurso

Desde que los Patios recibieron esta distinción, abriéndose así al mundo, la Fiesta es conocida mundialmente. Sin lugar a dudas, este aspecto es más que positivo, pero también ha habido sombras, como el uso de voluntarios a las puertas de los recintos para controlar el acceso. Un trabajo al fin y al cabo que no estaba siendo remunerado en la que era una fiesta Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. El Ayuntamiento, en 2016, frenó este desatino e inició la fórmula correcta para ello: contratar personal.

Asimismo, la distinción de los Patios trajo consigo la masificación durante las fechas del Concurso. Durante el pasado certamen, los Patios de Córdoba han recibido un total de 852.252 visitas, un 86,5% de la edición prepandemia que tuvo un día más.

Y, ¿cómo es el turista que visita los Patios? Según un estudio de la Universidad de Córdoba, los turistas que los visitaron este año eran principalmente personas con ingresos medios-altos y con estudios universitarios. Asimismo, tenían una importante motivación personal para visitar los Patios y su nivel de satisfacción tras la visita es muy elevado.

El perfil sociodemográfico reflejaba cierta paridad en lo que a género se refiere, siendo ligeramente superior para las mujeres (57%). En cuanto a la edad, el 41,3% de las personas encuestadas declaró tener una edad comprendida entre los 31 y los 50 años, seguido por las personas entre 51 y 75 años (28,7%).
 Se trató, en definitiva, de un turista con un alto nivel de formación, ya que el 40,4% declaró tener un título universitario e incluso un 28,3% aseguró poseer estudios de posgrado (ya sean de máster o de doctorado). Cabe destacar también la ocupación profesional del visitante, donde un 42,8% declara ser trabajador en una empresa privada, seguido de empleado público (23,5%) y de autónomo (10%).



Herencia patrimonial de los Patios

Otro de los aspectos analizados en esta investigación fue la percepción que tienen los turistas en relación con la Fiesta de los Patios, y en definitiva con la herencia cultural y patrimonial de Córdoba. En esta encuesta las preguntas se valoraban en una escala de 1 a 7, siendo 1, muy poco importante, y 7, muy importante. Así, cabe destacar las elevadas puntuaciones que dan los turistas a estas cuestiones. Los encuestados destacaro n la importancia que tiene Córdoba como destino turístico de calidad (6,37 sobre 7)y el alto componente emocional que los Patios han transmitido a los propios turistas (5,76 puntos sobre 7). Los dos aspectos mejor valorados fueron el cuidado de los Patios (6,67 sobre 7) y su conservación (6,58 sobre 7). Como aspecto a mejorar destacaron el tiempo de espera para visitar los Patios (4,15 sobre 7).

En este sentido, los turistas encuestados calificaron de forma muy positiva su nivel de satisfacción (5,98 sobre 7). En cuanto a la lealtad, el estudio se centró en dos cuestiones: si el turista volverá a visitar los Patios de Córdoba (5,57 sobre 7); y si recomendaría a familiares y/o amigos que visiten los Patios (6,26 sobre 7).



Una treintena de patios, abiertos para celebrar la efeméride

Y para celebrar este aniversario, un total de 29 patios abrirán durante este martes en horario de 12:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. Se han perfilado tres rutas, distribuidas de la siguiente manera: ruta 1 (San Basilio, 40; San Basilio, 15; San Basilio, 20; San Basilio, 22; San Basilio, 50; Martín de Roa, 2; Céspedes, 10; y Samuel de los Santos Gener, 5), ruta 2 (Pedro Fernández, 6; Parras, 8; Zarco, 13; Zarco, 15; Pastora, 2; Guzmanas, 7; San Juan de Palomares, 8; San Juan de Palomares, 11; Pozanco, 6; Mariano Amaya, 4; Plaza de San Rafael, 7; y Pedro Verdugo, 8) y ruta 3 (Maese Luis, 22; Cedaceros, 6; Plaza de las Tazas, 11; Isabel II, 1; Aceite, 8; Siete Revueltas, 3; Tinte, 9 y Alfonso XII, 29).