El sueño de la boxeadora gijonesa que quiso ser profesional

Asturias tiene su particular ‘Espartana’. Minerva Gutiérrez, boxeadora ya profesional, ha conseguido hacer de su pasión, una profesión. Aunque no ha dejado de trabajar desde muy joven. A sus 29 años, relata, «he currado de cualquier cosa». Camarera, limpiadora, panadera… lo que sea. Vive en La Calzada, y entrena siempre que sus horarios lo permiten. O al menos así era hasta que decidió vivir del pugilismo. Ahora, se lo tiene que tomar más en serio. Empezó hace ocho años. Por muchas cosas. Aunque principalmente porque le gustaba el ambiente, y estaba relacionado con él por su entorno personal.

Está entrenando tres días a la semana junto a Punky, en Pola de Laviana, y hay veces que tiene que hacerlo con su pareja, Rober ‘Puma’, que también está muy relacionado con el boxeo. «Al día podemos estar entrenando, cuando no hay pelea cerca, de lunes a viernes hora y media o dos horas por jornada», apunta. Se añaden los sábados cuando el combate se acerca.

Leer :   Becas de la Municipalidad de Lima: “Supérate Lima” ofrece hasta 50 cursos y becas

Es algo muy estricto, sobre todo porque lo tiene que combinar con el trabajo para ganar dinero. «Mi sueño es vivir de esto», reflexiona. Pero hasta que llegue ese momento, tiene que trabajar. Ahora está en una cervecería.

«Tengo unos cuantos patrocinadores que me ayudan. Pero claro, hay muchas cosas que necesitas y si escoges trabajar mucho para tener dinero; cuando decides bajar las horas para entrenar no te llegan los recursos…», lamenta.

La boxeadora asturiana, preparada para dar el salto profesional. E. C.

Porque no es solo entrenar. Hay muchos suplementos, y una dieta que debe seguir. «Son miles de cosas que no podría ni enumerar», explica ‘La Espartana’. Así la llaman cuando sube a combatir. «Te muelen a palos fuera de España porque hay más financiación, pero aquí no tenemos medios», añade.

Leer :   Guillermo Ochoa previo a México vs Polonia: Es partido clave en Qatar

Combatir fuera de casa cuenta Minerva que «solo hubo una boxeadora profesional antes que yo en Asturias». Y le da pena que no se la reconozca. También es consciente de que le queda mucho todavía por demostrar. Pero apunta bien. Dos combates, dos victorias. Es un récord… que espera seguir ampliando.

El mes que viene, concretamente el 25 de noviembre, se irá a Londres. Su rival será una de las boxeadoras más en auge del país, Chloe Watson. Un viaje que sí le costean, tanto a ella como a su entrenador. Pero necesita apoyo económico para poder dedicarle todas las horas que necesita y todos los suplementos. Es, sin duda, la pescadilla que se muerde la cola.

Leer :   El Coaching desde la mirada sistémica

Sabe que ganar fuera de casa es muy complicado. Aunque no pierde ni por un segundo la esperanza… ni mucho menos la motivación. «El objetivo es ser Campeona de España y Europa», sostiene con convencimiento.

Tiene claro que ella quiere dejar huella en el duro y sacrificado deporte de los puños. «Yo no pasé a ser profesional por pasar. El día que puse los guantes y peleé en amateur cumplí un sueño. Pero trabajé demasiadas horas porque lo necesitaba. Ahora ya me metí en la cabeza que valgo para ello y no pienso dejarlo escapar», sentencia.