“Estoy totalmente desprotegida”, dice una víctima de violencia de género tras quitarle la tobillera a su ex | Crónica

Roxana hizo la primera queja contra su ex, con quien tiene un hijo, en 2018. Fueron 16 en total por amenazas de muerte, y agresión física, todas tras la separación. ella violó la restricciones de aproximación y era prisionero. Debido a la pandemia lo dieron de alta, le pusieron el tobillera electronica pero ahora le avisaron que Justicia ordenó retirarlo.

“Después de más de 16 denuncias por amenazas de muerte, la Justicia no actuó y luego de hacer público mi caso en Crónica Tuvo impacto y escucharon mi pedido de protección. Quienes sufrimos violencia necesitamos verdaderas medidas de protecciónsi- le dice a cronica.com.ar Roxana.

Si la casa te lo permite el boton de panico a ella.

Leer :   Horóscopo diario, 13 de julio de 2022

No es un dispositivo. Es un número de teléfono al que llamas y van directamente a mi casa porque es la dirección registrada o tengo que enviar un mensaje de texto, no WhatsApp indicando la dirección exacta para que venga un móvil.l”, explica la víctima que vive en las afueras de la ciudad de La Plata.

tengo que tener en cuenta siempre tener credito y señal, y un celular rápido, que no tengo. No hace falta decir que es un herramienta obsoleta, y que no actúa como un “botón antipánico” ya que en una situación de pánico el cuerpo y la mente no están en condiciones de escribir un mensaje de texto con la dirección exacta para que aparezca un teléfono móvil. Ya lo viví, ser perseguido por el agresor mientras manejaba mi auto camino al trabajo“, explica la víctima sobre las limitaciones del sistema.

Leer :   Hoy Leo, los hechizos de amor sin materiales en Álava, son el horóscopo de...

“La operación es así al tocar el mi icono de pantalla Inicialmente me da la opción de llamar, el sistema avisa a la policía y a dos contactos que elegí, como un sistema automático, El móvil está dirigido directamente a mi domicilio. Por supuesto no estoy en casa en todo el día y ahí tengo que escribir un mensaje especificando la dirección exacta de donde estoy. Este sistema No tiene localización satelital ni telefónica. No puedes enviar Whatsapp, lo que ayudaría un poco a enviar la ubicación.no”, sostiene.

“Las llamadas no son atendidos por una persona física, sino por un sistema informático, por eso hay que enviar un texto”, explica.

El acusado ya no tiene la tobillera. si uno restricción de aproximación, que él violó en otras ocasiones, y ella tiene ese sistema en su teléfono para avisarle si no cumple. “Estoy nervioso y enojado. Por una medida de protección como la tobillera y el control satelital, saltamos a este y un perímetro de 200 metros de prohibición de acercamiento que es lo mismo que nada. Anoche le dije a mi hijo mayor y todavía no he hablado con el pequeño.“, dice preocupada.

Como ella ya sabía que esto iba a pasar, se preparó: “Estuve en tratamiento todo el mes de diciembre para tomar fuerzas para enfrentar esto y que no impacte a mis hijos”.

“El enfado es porque la medida caducó y la Sala decide dar por terminada la medida de tobilleras sin mediar un cuerpo técnico previo, solo usando como herramienta o justificación que la psicóloga del agresor dice que ya está en condiciones para hacer su día a día. sin tobillera Tenemos un turno con cuerpo técnico para marzo de 2023, pero la medida ya se tomó. En el recurso solicitamos un cuerpo técnico previo antes de una resolución firme, dado que el cuerpo técnico anterior fue en marzo de este año y fue muy desfavorable en cuanto a la situación de la agresor que estaba enojadoy en una posición acríticadijo la victima

El hijo común tiene 11 años y no lo ve desde junio de 2019.“El chico tuvo una audiencia con el cuerpo técnico y con el juez y decidieron que no era conveniente porque tenía mucho miedo.“, explica la madre.

Le colocaron la tobillera en septiembre de 2019 y en enero de 2020 con una tobillera, me persiguió, chocó y me amenazó de muerte. Después de aproximadamente 15 días, el fiscal decidió arrestarlo porque mi vida corría peligro. Estuvo en prisión hasta fines de abril de 2020. Fue liberado debido a la pandemia. Dejaron la tobillera hasta hoy. Tengo miedo. estoy totalmente desprotegido“, asegura.