Ganando mente y corazón | Panamá América

En víspera del aniversario del Servicio Nacional de Fronteras – Senafront, que como al igual con los otros estamentos de seguridad me siento sumamente orgulloso, por muchos motivos, entre estos el permitirme desarrollar como profesional donde además me tocó dirigirlos en momentos de suma relevancia para nuestra historia, cumpliendo para ello lo dispuesto en nuestras leyes y normas. Trabajé con los mejores y los mejores son todos los que de una u otra forma dejan parte de su ser al servicio de la Patria.

Nunca podré olvidar la provincia del Darién y Guna Yala, que como sabemos es una tierra dura y maravillosa a la vez; en aquel momento, llegar hasta estas comunidades remotas era difícil, las inclemencias del tiempo y la falta de rutas de acceso atribuían el nombre de una provincia olvidada, increíble si la vemos ahora, “nunca se pensó el bien que puede hacerle la seguridad a un lugar”.

Leer :   El bestseller 'Una empresa redonda', el regalo ideal en las empresas

En nuestras primeras incursiones o asignaciones al lugar como Policía Nacional, la tierra no tenía precio, su producción era mínima y mal pagada, su población compuesta en gran parte por indígenas Emberá, Wounaan y Gunas, abandonados por la distancia y sin ningún tipo de posible comunicación con el mundo exterior, al vernos en muchos casos se confundían, desconocían si éramos panameños o colombianos, si éramos paramilitares o guerrilla, si estábamos por ayudar o solo estábamos de paso.

De igual forma se veían campesinos cuyas raíces fueron otras provincias, pero que de una forma u otra se radicaron en el Darién, de éstos recuerdo cómo se molestaban porque les dijeran colonos, ya que muchos fueron nacidos ahí, en la madre tierra del Darién legendario; por último sin tener que ver por otras cosas, nuestra gente afrodescendiente, la cual se caracteriza por ser muy trabajadora y alegre, algunos provenientes de Colombia, pero todos darienitas, un rico escenario cultural en donde el trabajo duro era una constante.

Leer :   señales para detectarlo y hacerle frente

En materia de seguridad las cosas no pintaban un buen escenario, ya que nos tocó trabajar con remanente de equipo mínimo, en condiciones sumamente adversas a los escenarios que se vivían en otras provincias, nuestros policías debían tener una especialidad que les permitiera resistir a este duro escenario inhóspito y cumplir con nuestra misión principal que es la de salvaguardar la vida de quienes se encuentren bajo la jurisdicción del Estado, y defender nuestra soberanía que al parecer la tenían secuestrada los grupos en ese entonces al margen de la Ley como pasadero personal y área de operaciones, sin que nadie les dijese más que: “…por favor no hagan cosas malas en nuestra tierra”; quiero en este punto de mi corto relato felicitar a todos mis compañeros de uniforme que se comportaron a la altura y que hoy podemos decir, sí pudimos cumplir con la misión.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

Comenzamos atreviéndonos y anticipando nuestra convicción de que todos los que viven bajo el suelo patrio deben gozar de los mismos privilegios, es decir Panamá es un todo que comprende entre nuestros vecinos Colombia y Costa Rica y ahí estamos nosotros para hacer que eso se cumpla. Es así que con el visto bueno y apoyo incondicional de los gobernantes de la época y con la consecución de algunos recursos claves comenzamos a atender las escaramuzas que se daban sin mirar, que tal vez, no se contaba con un plan en firme para hacerlo, pero eso no importó, ya que alguien lo tenía que hacer y se hizo; pasado unos años se fueron viendo que esa no era la forma y se tenía que buscar un norte más claro en donde los recursos atendieran la realidad de la provincia , es así que en el 2008 se crea el hoy conocido Senafront.

Google noticias Panamá América

Es fácil pensarlo ahora, pero sepan que en aquellos tiempos, comprar un repelente para mosquitos inoloro, era un problema ya que el terreno nos obligaba utilizar equipo de orden militar y no necesariamente nos queríamos militarizar, lo cual era un fantasma en la mente de muchos que no sabían del trabajo encomendado, hoy en día un policía de frontera esta tan debidamente uniformado como sus homólogos policiales y militares que operan en igual similitud que los nuestros.

Ya como Institución se pudieron hacer los ajustes logísticos necesarios para crear un componente, con una misión clara y definida y así se hizo, de inmediato iniciamos preparando a nuestra gente para las tareas que se avecinaban, se pudo entonces  como Institución, planificar de acuerdo, a las necesidades básicas de la provincia y una de las principales tareas fue ganar la mente y corazón de nuestros ciudadanos y eso no era negociable, esa fue nuestra punta de lanza, nuestra motivación y no fallamos.

VEA TAMBIÉN: http://Juan Ducruet tras accidente de hermanas: ‘Menores no deben andar en lugares inundables’

Es así como ya de manera ordenada damos inicio a la estrategia de “Movilidad Total” que comprendía en ganar terreno poco a poco, sacando al brazo logístico de los grupos irregulares de nuestro país, fue así que se fue avanzando y lo principal no fue tanto el combate armado con los grupos terroristas sino ganar a nuestra gente, que se cumpliera con las condiciones de vida que tenían los ciudadanos de otras provincias y se logró, los gobiernos respondieron y se mejoró el nivel de vida de la gente, nuestra gente, es bueno resaltar que esta tarea no fuese una realidad sin el apoyo mutuo entre las instituciones de carácter social como la Iglesia Católica y la comprensión de las diversas ONG presentes en el lugar. En todo esto agradezco el apoyo del Servicio Nacional Aeronaval, cuya misión va de la mano con la misma del Senafront.

La historia no termina allí, pero sí podemos priorizar que, el atender a nuestra gente nos hizo fuertes y eso nos hizo vencedores; esto es sumamente aplicable ya que en la actualidad, vemos como nuestro país vecino —Colombia—, tomó un destino con otras reglas en la búsqueda de su bienestar. Nuestra primera fortaleza, que podría ser tomada como referente es la manera en como interactuamos con nuestros pueblos tradicionales, cómo se respetó su cultura y su autoridad.

El tema es oportuno para cuando se inicien nuestras relaciones en materia de seguridad con la nueva administración del país vecino Colombia, donde se resalte el trabajo que se a hecho con nuestras comunidades fronterizas, por lo cual se deberá reforzar las relaciones con los pueblos tradicionales y más aún se coordine con el Ministerio de Gobierno a través del Ministerio de Seguridad Pública, para que cualquier brecha en la comunicación sea cerrada, es decir ser el referente que siempre fuimos desde nuestros inicios.