Guía y consejos para comprar un proyector

La razón número uno para optar por un proyector es su uso. Los proyectores son una excelente opción para el día a día, pero más allá de eso, están pensados para un disfrute a lo grande, o lo que es lo mismo: para películas y series en muy alta calidad.

El tamaño es otro de los grandes puntos a favor de los proyectores. Si estás cansado de ver la televisión en una pequeña pantalla, o aunque sea de 50 pulgadas, que sepas que hay modelos capaces de reproducir hasta las 150 pulgadas. Sin ir más allá, el proyector de Xiaomi, a la venta en Europa. El límite de pantalla lo pones tú y la pared que tengas en tu casa. Además, el tamaño físico que ocupa un proyector no es nada comparado con lo que ocupa una televisión, ¿verdad?

Muy relacionado con el punto anterior está el precio. Si bien una televisión de más de 50 o 60 pulgadas puede llegar a costar más de mil euros, en el caso de los proyectores podemos encontrarlos incluso por algo más de cien euros, lo que es un precio muy razonable.

No seas aprehensivo sobre el hecho de que las Smart TV son inteligentes, porque tenemos buenas noticias para ti: los proyectores también. En estos últimos años, para no quedarse atrás respecto a su principal competidor, han incluido los mismos sistemas de Android TV. Te permitirán disfrutar del mejor contenido y cientos de aplicaciones de la Google Play Store. Sí, también tendrás Netflix, Disney+, HBO, Amazon Prime Video… ¡Están todas!

Por último, creemos que los proyectores respecto a las televisiones, son menos molestos para la vista. La fatiga visual es mucho menor en comparación, ya que, al disponer de menos contraste, no hay tanta luz azul al utilizar luz reflectante.

Mira esto antes de comprar

Uno de los problemas más extendido en este tipo de dispositivos es el desconocimiento. Sí, tal y como o lees. En realidad, parecen dispositivos complicados de instalar o utilizar, pero nada más allá de la realidad, poco hay que temer respecto a ellos. Son simples y de lo más útiles, ¿comparables a una televisión? Eso lo dejamos a tu juicio, pero para quitar este estigma, te proponemos unos puntos en los que te explicamos lo que debes tener en cuenta antes de pasar por el proceso de comprar uno.

Leer :   Batgirl: Warner Bros. retrasa el estreno de la película pero anuncia su llegada a los cines

Resolución

Exactamente igual que sucede con las televisiones (nos verás comparar ambos en varias ocasiones, porque son la manera más sencilla de entenderlo para todos los públicos), uno de los tantos parámetros con los que se evalúa la calidad de un televisor es la resolución de la que dispone. Por ello encontramos proyectores con las mismas resoluciones, principalmente HD, Full HD, 4K, y en el mejor de los casos, los 8K.

Cuando hablamos de resolución, esta se expresa en píxeles. Se expresa en ancho por alto (por ejemplo 1920 x 1080), En el caso de los proyectores hay que fijarse muy especialmente en la resolución nativa, que indica la calidad máxima que soporta el dispositivo.

En el mercado actual de proyectores encontramos varias resoluciones, y muy distintas. Entre ellas:

  • SVGA: 800 x 600
  • XGA: 1024 x 768
  • HD: 1280 x 720
  • WXGA: 1280 x 800
  • SXGA 1280 x 1024
  • Full HD: 1920 x 1080
  • 4K: 4096 x 2160
  • 4K UHD: 3840 x 2160

En el caso de la lista solo nos serán las que hemos resaltado en negrita. Lo mínimo aceptable en este caso es la resolución HD de 1280 x 720, y aun así, la consideramos algo insuficiente. Sin embargo, es muy buena opción para proyectores económicos que puedes encontrar por debajo de los 100 euros.

A partir del Full HD es donde empieza la calidad de imagen. Si tu presupuesto no es demasiado boyante, te animamos a elegir un Full HD. Sin embargo, si quieres algo muy superior en todos los aspectos, porque ten en cuenta que estará unos cuantos años en el salón de tu casa, opta por modelos con 4K o 4K UHD.

Leer :   El Alcalde del Distrito Nacional lanza el programa Vive tu Parque

Luminosidad

La luminosidad viene dada por las fuentes, que es la forma de generar luz que tiene cada proyector, que es el que envía la imagen hasta el lugar donde se proyecta (un panel, una pared…). En el caso de los proyectores es habitual encontrar tres tipos de ellos, que emiten luz de distinta manera y se miden a través de las horas de trabajo y lúmenes. Veámoslos.

Los que llevan funcionando desde la llegada de los mismos son los de gas de alta presión. Ya no es tan habitual verlos en el mercado, pues hay otras tecnologías de emisión de luz mejores. Ahora, en cambio, los modelos más económicos lo llevan. Utilizan luces como el Xenon (como el faro de los coches, sí). Ofrecen una vida útil de 5.000 horas, y una luminosidad que varía entre los 1.000 y los 2.000 lúmenes.

Por otra parte, encontramos los de luz LED, que son los más habituales. Su vida útil es superior a las 5.000 horas ya que el consumo de las fuentes LED es mucho más asequible. El tamaño de sus lámparas también provoca que los modelos sean bastante más pequeños que los de gas de alta presión. Los encontramos a partir de los 1.000 lúmenes.

Ejemplo proyección Sony VPL-VW285ES

Por último, los de luz láser, los mejores y más caros. Su luminosidad llega hasta los 5.000 lúmenes, lo que es una auténtica barbaridad, y sobrepasa el uso doméstico; ya hablamos de modelos profesionales. Su vida es también mucho más larga, con hasta 25.000 horas en algunos casos.

En cualquiera de los tres casos, te recomendamos que, para un cine en casa, tu proyector tenga al menos 1.000 lúmenes como mínimo. A partir de ahí, lo que tú quieras. Lo mejor a lo que se puede aspirar son los 3.000 lúmenes, para que te hagas una idea.

Contraste

Íntimamente relacionado con el apartado anterior encontramos al contraste. De una forma que sea entendible, el contraste indica la diferencia entre la luminosidad máxima entre el blanco y el negro. En términos generales, y para que nos entendamos, a mayor número de contraste, mejor calidad de visionado en cuanto a nitidez y naturalidad de la misma. De forma idéntica funciona la pantalla de un móvil o televisión.

Leer :   ¿Qué es la Ley de Regulación de Criptomonedas MiCA? | tecnología

Está también muy relacionado con el brillo. Es totalmente configurable para paliar las diferencias entre las partes más brillantes y oscuras de una imagen. A mayor diferencia, mayor contraste. Es una de las grandes cuestiones a tener en cuenta a la hora de comprar un proyector, porque determinará la calidad de la imagen en cuanto a nitidez.

En lo que hay que fijarse, en términos prácticos, es en que el contraste sea alto en comparación con blancos-blancos y negros-negros. No confundir con la relación de contraste, que es otra cuestión aparte.

Sonido

Para una experiencia audiovisual de lo más completa, además de la imagen también nos encontramos con el sonido. De forma generalizada, como ocurre en los monitores, incluyen un altavoz que bien no dispone de una calidad demasiado exigente. Encontramos modelos con uno, dos o hasta cuatro altavoces repartidos por el proyector.

Sin embargo, la calidad va a ser siempre ínfima en relación a un sistema de audio como pueden ser los altavoces. Como el proyector estará situado en la parte trasera de tu habitación o salón, no disfrutarás del sonido a pesar de que tenga cuatro altavoces, siendo casi imposible disfrutar del sonido envolvente.

Nuestra solución en este sentido es optar por unos altavoces complementarios, y en el mejor de los casos una barra de sonido. Todos los proyectores cuentan con una salida de audio (Audio Out) a través del Aux o jack de 3.5 mm.

Tamaño de la casa

Claro está que, para tener un proyector, hay que disponer de cierto espacio. De la misma manera que para una televisión de más de 60 pulgadas ya hay que destinar un espacio prominente, para un proyector sucede lo mismo. No tanto por su tamaño físico, ya que los proyectores no ocupan prácticamente mucho espacio (algo así como una videoconsola), sino por las pulgadas que son capaces de reproducir.

Leer :   Top 30 lego harry potter quidditch y su guía de compra -2022

Respecto a la distancia del proyector con la pantalla, lo óptimo será que esté a, al menos, dos metros como mínimo. Te dejamos una pequeña guía de la relación pulgadas-espacio:

  • 80 pulgadas – 203 cm
  • 100 pulgadas – 254 cm
  • 120 pulgadas – 305 cm
  • 150 pulgadas – 381 cm

Instalación

La instalación puede ser una de las cuestiones que más prejuicios causen. Cuando hablamos de proyector se nos vienen a la cabeza preguntas cómo dónde ponerlo, si hay que colgarlo del techo, la necesidad de hacer agujeros en la pared, o el sitio que pueden ocupar… Realmente se trata de una cuestión mucho más simple que esa.

Lo vamos a resumir en dos opciones bien básicas: la primera, dejarlo de pie en algún mueble que enfoque directamente a la pantalla o bien utilizar un soporte de pared o de techo para instalarlo. En el primero de los casos no tiene más complicación: con que sea capaz de apuntar directamente a la pantalla y ajustarlo, será más que suficiente.

En el segundo de los casos, existen cientos de opciones en páginas de ventas como Amazon o PcComponentes: soportes que requieren una mínima instalación. Te recomendamos los soportes de techo de altura ajustable, y que esté al menos a 2.5 metros del suelo.

Conexiones

Las conexiones son extremadamente importantes en un proyector. Se sitúan en la parte trasera, y podemos encontrar hasta quince diferentes. Todas ellas son funcionales e importantes, aunque no las vayas a utilizar. Vamos a hablarte de las principales.

En cuanto a las entradas de vídeo, todas son iguales, y cuentan con:

  • VGA. La más común, aunque desactualizada. Sin embargo, se sigue utilizando con frecuencia.
  • Composite. A/V o RCA, prácticamente no se utiliza, ya que combina blanco negro con color en una sola señal de vídeo, separando el audio en dos canales.
  • RGB. El famoso «Red-Green-Blue», tampoco se utiliza prácticamente.
  • HDMI. La más común y actual, de hecho ya encontramos proyectores con el último HDMI 2.1. Tanto audio como vídeo de alta calidad y que aguanta hasta los 8K.
  • DVI. Una entrada muy interesante, que ofrece una imagen algo mejor que el VGA, pero está un paso por debajo del HDMI.
  • S-Video. Señal analógica de vídeo.
Leer :   Predicciones, análisis y cobertura de los Oscar 2023

En el apartado de audio también encontramos varias salidas, aunque principal dos: las de audio compuesto y las de jack de 3.5 mm. No tiene más misterio, mientras que la de audio compuesto separa el audio en dos canales (izquierdo y derecho), el jack de 3.5 mm es el más habitual, y el más seguro.

También podemos encontrar varias entradas de USB. En concreto, una, dos, o hasta cuatro. Su uso es bien simple: el de conectar un dispositivo como un pen-drive o un disco duro, con el fin de reproducir las películas o series que descargues.

Tipos de proyectores

No todos los proyectores son iguales, ni mucho menos. Encontramos principalmente cuatro tipos de ellos, que se diferencian en aspectos tan importantes como los lúmenes, las horas de reproducción/vida de la lámpara, etcétera. Te explicamos cada modelo, en qué se diferencian, y por cuál deberías optar dependiendo del tipo de uso que le vayas a dar, así como te animamos a que no elijas al azar.

Lámpara

Los proyectores de lámpara son una de las opciones más asequibles y funcionales del mercado (más que los de láser). Desde sus inicios, todos los proyectores utilizaban una potentísima lámpara como fuente de luz para reproducir las imágenes. La ventaja es que, al llevar décadas en el mercado, las lámparas están de lo más pulidas.

La vida útil de las lámparas es de entre 5.000 y 10.000 horas dependiendo del modelo en cuestión. No significa que una vez acabe este período el proyector sea inservible, simplemente que hay que reemplazarla por otra. Son ideales para disfrutar de un uso esporádico, como ver una película unas cuantas veces por semana, pero no tanto para ser utilizados de forma diaria, aunque podrías.

Leer :   Gobernador Enrique Alfaro amenaza a universitarios en CUValles

Para ello utilizan lámparas de mercurio, que no es la mejor opción en lo que se refiere a contaminación del medioambiente y luego en la búsqueda de recambios.

LED

Los de tipo LED no gozaban de amplia popularidad ya que las compañías no se habían animado a desarrollar esta tecnología de manera muy exhaustiva. Sin embargo, la duración de su lámapra llega hasta las 20.000 horas, y son ideales para ser utilizados día a día, sin miedo a que vayan a estropearse o romperse. Solo requieren un poco de mantenimiento como cambiar un filtro cada X tiempo.

Son algo más complejos en su funcionamiento, ya que los LED envían luz por medio de paneles LCD, que son cristales con líquidos que se abren y cierran, dejando pasar la luz, y por ende, las imágenes. En términos generales, disponen de menos luminosidad que los de lámpara, aunque consumen menos.

Proyector Mini Crosstour 

En lo que a calidad de imagen se refiere, proporcionan una gran estabilidad y calidad de imagen, sobre todo en la saturación y contraste. El resultado final es una imagen nítida, mucho más que los de lámpara. Además las luces LED son mucho más sencillas de conseguir, y más económicas a la hora de efectuar un recambio.

Láser

Para hacer competencia a los dos primeros modelos llegaron los de tipo láser, los más recientes del mercado. Parece que todas las marcas se están inclinando a desarrollar y crear sus propios modelos con láser, por lo que ya sabes cuál es el futuro.

¿Sus ventajas? Para empezar, su luz ya tiene más autonomía que los otros dos modelos de lámpara y láser con hasta 30.000 horas, aunque todo depende del modelo.

En cuanto a calidad de imagen también se notan mucho las diferencias, suponiendo estos tipos un mayor realismo y detalle a la hora de proyectar. A la vez, sus pantallas son también más grandes. Su desgaste no es tan pronunciado como en los otros modelos, como en el caso del tipo lámpara y el mercurio. Asimismo, consumen menos energía.

Leer :   Día Internacional del Gato (otra vez) y del Orgasmo Femenino

Principales marcas

Como en prácticamente cada dispositivo del que hablamos, es importante recurrir a marcas que merezcan la pena. Si bien podemos encontrar todo tipo de modelos low cost, si estás leyendo esta guía es porque realmente te interesa elegir un modelo de calidad, aunque sea barato.

Pues eso, nuestra más sincera recomendación es que te inclines por alguna de las marcas que llevan décadas perfeccionando sus tecnologías, sensores y modelos. Ejemplo de ellas son Sony, LG, Epson, Canon o Hitachi. Luego, cada marca tiene sus modelos propios, o sus especificaciones. Te vamos a hablar de cada de ellas para que elijas consecuentemente.

Sony

Sony es una de las marcas más longevas en el mundo de los proyectores y televisiones, perfeccionando sus tecnologías, como los ya tradicionales de tipo lámpara, y saltando al mercado de los de tipo láser. Destacan por su bajo consumo y lámparas de larga duración en general, incluyendo funciones tan interesantes como las de ahorro de energía y el impacto medioambiental.

En su amplia gama podemos encontrar proyectores de tipo profesional, de lámpara y láser, aptos ya no solo para uso doméstico sino también profesional, que destacan principalmente por sus altos niveles de brillo y conraste, amplia gama de colores e imágenes nítidas con bajo coste de funcionamiento.

También dispone de Home Cinema, para disfrutar de una calidad de cine. Sus resoluciones llegan hasta el HD y 4K, con instalaciones de lo más simples. Destacan especialmente esos modelos con 4K como el SXRD 4K, fáciles de instalar, con 5.000 lúmenes, 4K nativo y opciones como la conversión Reality Creation. Es una de las marcas por las que, sin duda, optaríamos en Topes de Gama.

LG

Los proyectores de LG son sinónimo de calidad. Destacan respecto a la mayoría por su compacto tamaño y portabilidad a cualquier sitio. Su gama de productos se divide principalmente en proyectores 4K UHD, con Smart TV y de tipo portátil. Cualquiera de ellos son una excelente opción.

En cuanto a los de tipo Smart TV son de lo más llamativos, pioneros en el mercado por incluir el sistema de Android TV y poder disfrutar de cientos de aplicaciones. Su gama de precios es de lo más amplia: los encontramos desde aquellos económicos que van desde los 288, como los Cine Beam, con baterías portátiles y autonomía de dos horas y hasta 100 pulgadas de reproducción hasta los más caros.

Leer :   ¡Preparándose! En octubre habrá desfile de Star Wars en la CDMX

Por ejemplo, los CineBeam 4K que alcanzan los casi 3.000 euros. Disponen de todo tipo de novedades, con tiro corto, hasta 120 pulgadas, de tipo láser, 2.5000 lúmenes… Notarás, y mucho la diferencia.

Epson

Epson es una marca que no juega con medias tintas, ni modelos baratos. Quiere ir directamente a conquistar al público más exigente con modelos capaces de reproducir, como mínimo, resoluciones 4K. Si bien no destacan especialmente por ser demasiado compactos, eso les confiere mayor luminosidad y resolución a las imágenes.

Para que te hagas la idea, el más pequeño de su gama llega hasta los 3.600 lúmenes. Como ya te hemos contado, el mínimo son 1.000, así que hazte la idea. Si estás buscando un proyector para muy largo plazo, con luces que llegan hasta los 18 años, configuraciones rápidas y equipos asequibles, entonces creemos que Epson es lo mejor.

Canon

Los proyectores Canon son también de lo más acertados, una apuesta segura a largo plazo. Han puesto especial énfasis en los modelos 4K, con imágenes nativas y potentes fuentes de luz de tipo láser. De hecho, podríamos reducir su gama a 3 de los mejores proyectores: el XEED 4K6021Z, compactos y ligeros, con 6.000 lúmenes, la serie láser XEED EXUGA, de bajo mantenimiento, alto brillo y los de resolución 4K, compactos y ligeros con hasta 6.000 lúmenes. ¡En Canon no se andan con chiquitas!

Hitachi

La marca japonesa lleva años perfeccionando sus modelos. Sus modelos están destinados a un público más profesional, pero también para los usuarios domésticos. Destacan por los proyectores de tiro corto especialmente.

Consejos para comprarlos online

El momento más crítico es el de la compra de tu proyector. Esperamos haberte sido de ayuda hasta el momento, analizando punto por punto todo lo que debes saber de cada proyector. Sin embargo, una de las partes más críticas es la que tiene que ver con tu bolsillo, así que te ofrecemos una serie de consejos para comprar tu proyector online.

Leer :   Los Anillos de Poder, lo que debes saber

Conoce sus precios

Lo primero de todo es elegir un modelo, sin fijarte en el precio. ¿Te ha gustado uno de Epson, portátil, con resolución 4K? Bien, una vez hayas elegido el modelo que más se adecúa a lo que buscas, el siguiente paso es lanzarte a las distintas páginas webs de compra online.

Existen diversas opciones de comparadores que son muy útiles, webs en las que, simplemente poniendo el link al producto, te hace una comparación del preco de otras webs.

La importancia de las opiniones

Como te hemos contado en varias ocasiones, no hay nada mejor que las opiniones de usuarios particulares para saber todo sobre ese producto. Nosotros te guiamos, y en muchas ocasiones hemos analizado modelos de proyectores, pero los particulares que publican sus propias reseñas son de lo más certeros en su

Compras de segunda mano

¿Estás pensando en ahorrar algo de menos oteando el mercado de segunda mano? Ni se te ocurra. Así de simple. Si aceptas nuestra recomendación, el mercado de segunda mano no es recomendable en este tipo de aparatos. ¿Por qué? Como ya te hemos contado, cada proyector tiene unas horas muy estrictas, y en ningún momento sabremos si el vendedor está diciendo o no la verdad.

Arriesgarse a comprar un proyector cuya bombilla está llegando al fin de su vida útil es un problema, principalmente porque una nueva bombilla no tiene un coste precisamente barato. Asimismo, tampoco sabrás el estado de degradación de algunos modelos portátiles con batería.

En definitiva, rotundo no a este apartado, al menos en el caso de los proyectores.

Leer :   Un trabajador de efectos visuales anónimo critica el maltrato de Marvel Studios al sector

Proyectores de otros años

Si has atendido a nuestras explicaciones te habrás percatado de que hemos mencionado en más de una ocasión el avance de las tecnologías, como por ejemplo los de tipo láser. Bueno, es una opción a tener en cuenta, pero creemos que las diferencias por un modelo de años anteriores, de tipo LED o por bombilla no es una mala opción tampoco.

De hecho, los proyectores no destacan precisamente por actualizarse cada pocos meses como sucede con los smartphones. No pasará nada por optar por modelos con 2 o 3 años de diferencia respecto a los nuevos modelos. De hecho, la tecnología láser ya lleva un tiempo entre nosotros, y desde su llegada, las diferencias no son tan abrumadoras.

Comprando en rebajas

El período de rebajas es una excelente época para hacerte con tu nuevo proyector. Si bien no es un artículo del que disfrutemos cada día de rebajas, ya que sus costes son altos, en períodos como el Amazon Prime Day o los PcDays de PcComponentes las rebajas llegan, y de qué manera, para los proyectores.

Fíjate en el calendario en las próximas grandes rebajas o días, especialmente en épocas como la de verano, y si no tienes prisa, tu cartera lo agradecerá.

Conclusiones

Llegados a este punto te preguntarás por lo más importante: ¿qué es lo que debes tener en cuenta para comprar un proyector? Como en Topes de Gamas nos gusta ayudarte, te resumimos las conclusiones de lo que deberías tener en cuenta:

  • La resolución es el principal valor a tener en cuenta, ya que es la que determinará la calidad con la que disfrutarás del contenido.
  • El tipo de proyector es también algo fundamental. Vistos los diversos tipos, has de saber elegir bien en función de si buscas algo más económico, funcional, o muy tope de gama.
  • Por último, será conveniente que tu proyector cuente con algún tipo de sistema operativo como Android, para poder disfrutar así de cientos de aplicaciones y contenido de calidad.

Leave a Comment