Guillermo Vilas y la final del US Open de 1977, en su propia narrativa | Avance de “El Gran Willy, charlas con el mejor tenista argentino”

“El partido comenzó con mi servicio, rápidamente me puse en cabeza. Ambos aguantamos nuestros respectivos saques hasta llegar al quinto juego. Ahí fue donde el estadounidense rompió mi servicio por primera vez. Mi preocupación no era levantar la pelota, para evitar que Connors tome el ataque. PAGSque a mi esfuerzo, se llevó el set 6-2.

En la segunda mejoré mucho; En el tercer juego salvé mi saque tras estar abajo 0-40, prácticamente perdiendo. Me arriesgué mucho con el juego de ataque y fui a la red dos veces. y con mi volea reduje ventajas para finalmente ganar el partido con una jugada de pase.

Leer :   WWDC22: Esos fueron los grandes anuncios del evento de Apple

En el quinto juego la diferencia era cero y la superioridad era evidente. Connors recuperó y mantuvo sus servicios en el sexto juego. pero la próxima vez me empujé hacia atrás y confirmé mi reacción.

Así es como rompí el servicio de Jimmy después. y extendí mi ventaja a 5-3. El noveno juego de ese segundo set fue el último, y en el que Mostré mi recuperación para ganarle 6-3.

Connors tomó una fuerte ventaja en el tercer set. Hizo valer su saque y en el primer juego me rompió el saque. Fue el 3-0, algo que parecía inevitable. Pero en el juego siete luché para volver a una ventaja de 40-15 Acorté las diferencias y empaté el set a cuatro.

Leer :   Libros de Amazon España: qué leer en el tiempo libre

Fue dramático, pude tomar una ventaja de 6-5 y rompió mi servicio nuevamente cuando casi ganaba el set. Tuvimos que recurrir a los desempates. Fui 3-1 al frente y Connors foldeó, de nuevo usé el 5-3 y encontré fuerza no sé donde liquidarlo en 7-4. Así pude ganar el set: 7-6.

La final era inminente. La habitación definitivamente era barata para mí. Empecé sirviendo a favor y obtuve ventajas rápidas. El 6:0 final evita todos los comentarios posibles. Sentí una emoción tan grande que no puedo encontrar una palabra para describirla adecuadamente. ¡Tenías que ganarlo! ¡Y… lo gané…!”

La portada del libro de Alfredo Di Salvo.

Recibió un premio inusual cuando La multitud se precipitó a la cancha y lo condujo alrededor de la cancha en un palanquín, algo que nunca sucedió. Mientras tanto, Jimmy Connors abandonó el estadio sin declaraciones y del brazo de su madre. Pese a todo, Guillermo se mantuvo tranquilo, rodeado de más de un centenar de periodistas. Así lo explicó en la rueda de prensa: “Tenía muchas ganas de ganar este título de Grand Slam. Este torneo no significa nada si no eres finalista. ¡Tienes que ganarlo! Mi mayor preocupación era ser el número uno del mundo. ¡Estoy muy feliz de haberlo hecho y quiero dedicar mi victoria a mi país de origen, Argentina!

Leer :   ANSES paga aguinaldos y aumentos a jubilados y jubilados: ¿a quién se le pagará hoy jueves 8 de septiembre? | línea de tiempo

También agregó para evitar dudas: “Además de Wimbledon, he ganado dos de los otros tres grandes torneos del mundo y fui finalista en Australia. Eso me convierte en el número uno”.

En el Gran Premio, también, había desarrollado una ventaja inalcanzable.con los puntos anotados en Forest Hills. Se estimó que este final fue visto por 16 millones de espectadores norteamericanos. A este número hay que sumar los espectadores que vieron el partido al mismo tiempo nuestro país, Alemania Occidental, Australia y Brasil.

Wimbledon y Forest HiIIs fueron considerados unánimemente los dos torneos más importantes del calendario mundial. “¡Sensacional!”, fue el resumen del impacto realizado en los Estados Unidos.

Leer :   El alcalde de Málaga sobre su candidatura a la alcaldía: "La anunciaré antes del día 23"

“Vale la pena contar lo que pasó en Nueva York, donde han dedicado amplios espacios en medios gráficos a comentar la conquista del Abierto de Estados Unidos. Ys que no era nada común que un estadio entero estuviera lleno con 12.000 espectadores Toma partido por un jugador invitado y desprecia a los locales.

Más allá del resultado final 2-6, 6-3, 7-6 y 6-0, lo que más impresiona al periodismo es que todos se han puesto fuera y dentro de la cancha Vilas como ‘el chico bueno de la película’ y Jimmy Connors como ‘el chico malo’.

En el respetado New York Times, por ejemplo, le dieron un generoso espacio en su portada, donde incluso había una foto que lo mostraba en acción. En las páginas interiores, también se convirtió en el tema central de una sección tradicional del periódico.titulado “El hombre en las noticias”. El periódico, después de repasar los logros de su carrera y sus mejores actuaciones, señaló: “Es el poeta enigmático del tenis profesional. En su volumen de poesía “125” escribió sobre los sueños, la muerte y la soledad humana. ¿Quién es el verdadero Guillermo Vilas? Esa es una pregunta que muchos fanáticos del tenis se han estado haciendo desde lo sucedido ayer en el East Side Club. Poco se sabe del serio y sensible Vilas aparte de su personalidad tenística su afición por la poesía, la música y la intimidad.”

Leer :   La gens de Bomba ante su gran desafío

Todos eran cumplidos que lo hacían inmensamente feliz. En la extensa crónica, el mismo periódico agrega: “Vilas ganó muchos torneos internacionales entre 1973 y 1974, pero no fue reconocido hasta que ganó el Masters en 1974; Fue allí que el tenis mundial comenzó a respetarlo, no solo por su cabello largo y su buena apariencia. pero Hasta su victoria sobre Jimmy Connors, muchos jugadores se negaron a reconocer a Vilas, a pesar de sus recientes triunfos consecutivos. Yo ya pertenecía al círculo selecto de los mejores”.

La nota terminaba así: “Contra Connors, no solo continuó con su increíble racha ganadora, sino que también consolidó su reclamo legítimo de ser el profesional número uno”.

Leer :   ¿Cuándo son las vacaciones de invierno en 2022 en cada estado federal?

The Washington Post, por su parte, señaló: “Vilas no solo venció a uno de los mejores jugadores de la historia al ganar su segundo gran torneo del año, sino también un viento implacable. La actuación del argentino fue grandiosa”. El periodista responsable de la nota resaltó: “Tras el primer set, las 12.000 personas presentes en el estadio eran de Guillermo Vilas. El zurdo argentino ha demostrado durante todo el verano que es el mejor jugador de cualquier profesional para competir”.

“¡Los permisos me llamaron mucho la atención! porque sabía que no eran comunes en ese medio y también Decir eso debe haber sido realmente impactante”.

Leer :   La Universidad de Córdoba aprueba su cuarto plan de movilidad con 1.300 plazas

la ira de connor

También destacaron la actitud de Connors en el Washington Post, quien no pudo saludar a su ganador y se peleó a gritos con un fanático y se retiró muy enojado. Todos coincidieron en que su reacción se debió a la desaprobación que experimentó el público durante el partido. Así que Connors comentó: “Me voy a vivir a Montecarlo, no puedo más. Es hora de vivir en serio”.

Los periodistas, en alusión al dicho “Dime con quién andas y te diré quién eres”, Destacaron que este comportamiento se debió a la amistad que tenía Connors con la temperamental y muchas veces irresponsable Ilie Nastase.; Vilas, en cambio, tenía a su mejor amigo con él Björn Borg, la imagen de la corrección deportiva.

Leer :   El festival de jazz acerca la mejor música a los ciudadanos

* Fragmento de uno de los capítulos del libro.

Leave a Comment