“Interceptor” en Netflix: ¿en qué falla la película de acción con Elsa Pataky? | RESEÑA | SALTAR-INTRO

La absurda fantasía bélica de ver a los rusos atacando Estados Unidos ha sido abordada en más de una ocasión por el cine. Aunque hoy podría resultar algo más creíble –pues el régimen de Vladimir Putin no ha descartado reaccionar ante el apoyo de EE.UU. a Ucrania, invadida por ellos hace más de dos meses–, nada garantiza que el resultado final (en pantallas) sea óptimo. Un gran ejemplo de esto último puede ser “Interceptor”, película dirigida por el novato Matthew Reilly y que tiene a la española Elsa Pataky como protagonista.

Cobijada por la plataforma de streaming Netflix, esta cinta de acción de 100 minutos de duración nos presenta a JJ Collins, una agente de las fuerzas armadas estadounidenses que, tras sufrir una terrible experiencia de acoso con los altos mandos de la institución militar a la que sirve, tiene una nueva oportunidad, cuando inesperadamente es enviada a una de las dos bases interceptoras de misiles que su país tiene en el Océano Pacífico. En dicho “fortín” marítimo ocurre el 90% de la acción de la cinta, la cual pasaremos a comentar a continuación.

MIRA: “Stranger Things 4″ es excelente, pero tiene un gran problema: Eleven | CRÍTICA

Ya de vuelta en sus labores, Collins ve rápidamente alterado su regreso cuando descubre que terroristas se encuentran a solo metros suyo. En uno de los primeros roces con el factor verosimilitud que tiene esta película, los ‘villanos’, comandados por Alexander (Luke Bracey), abaten rápidamente a los mandos superiores, llegando con una soltura inusitada casi hasta el punto clave de la base, desde donde piensan desactivar los interceptadores. Solo así podrán conseguir su objetivo de destruir las principales ciudades de los Estados Unidos en tiempo récord.

Leer :   EL PAÍS DE LOS SUEÑOS, Estreno del Tráiler Oficial, Protagonizada por Jason Momoa, Chris O’Dowd, Kyle Chandler y Marlow Barkley | #Netflix | Noticias de Anime, Manga y Videojuegos

Anulados rápidamente los altos mandos, Collins queda acompañada solo por dos compañeros de armas. El primero, Rahul Shah (Mayen Mehta), un agente de ascendencia hindú que sirve con tesón a los Estados Unidos. Él representa todo lo que un militar virtuoso debe ser. Aunque su trabajo es fundamentalmente de inteligencia (no pelea, tampoco dispara un arma), este se convierte en el único respaldo de Collins ante la también rápida traición de Mapache (Aaron Glenane), quien representa a su vez todo lo opuesto a un oficial honorable. Estos dos personajes protagonizan un contrapunto de heroísmo ejemplar vs. oportunismo del más bajo nivel.

Elsa Pataky en "Interceptor"
Elsa Pataky en “Interceptor” / Netflix

“Interceptor” presenta, aunque ligeramente, un segundo nivel de lectura. Conocedor de la delicada situación personal que Collins vivió poco tiempo atrás con los mandos superiores, Alexander intenta persuadirla por ese lado. Aunque ella representa no solo fortaleza, sino fundamentalmente lealtad a su patria, el terrorista le dice prácticamente que no vale la pena defender a un ente que le dio la espalda, que no le creyó. Al ver que ese camino no surte efecto, incluso opta por ofrecerle una millonaria suma de dinero. Aquí es cuando Collins responde y cuestiona al villano/mercenario. Él intenta salir del embrollo excusándose en el capitalismo feroz que ha carcomido a la nación que alguna vez juró defender. Diálogos algo ligeros que se dan a solo unos metros de distancia (sí, Rusia quiere acabar con EE.UU., pero no puede siquiera derribar una puerta de acero al interior de una base marítima).

Un detalle no menor en esta cinta del debutante director Matthew Reilly es el de los enfrentamientos cuerpo a cuerpo. No estaría mal decir que este es el punto fuerte del filme. Elsa Pataky encaja muy buenos golpes ante rivales que en lo físico parecen ampliamente superiores a ella. A medio camino entre Lara Croft de “Tomb Rider” y “James Bond” de la saga 007, nuestra heroína demuestra un interesante despliegue y una curtida práctica en la lucha cuerpo a cuerpo (esto a pesar de que casi la mitad de la película se mantiene con un brazo fracturado). Estos logros, sin embargo, no se repiten si de fortaleza argumental hablamos.

Elsa Pataky en "Interceptor"
Elsa Pataky en “Interceptor” / Netflix

“Interceptor” tiene, en un recurso absolutamente trillado, a un villano que desea transmitir sus logros siniestros en cadena nacional. De pronto tenemos tiendas por departamento emitir lo que será el fin de la primera potencia mundial ante los ojos de sus clientes. Pero aún peor que esto, dentro de estos establecimientos comerciales aparece enfundado en una casaca multicolor Thor. ¡Sí, es Chris Hemsworth! El esposo de Pataky (y productor ejecutivo de esta cinta) personifica a un vendedor de televisores con barba y fotocheck. A todas luces, un inexplicable cameo.

Conforme trascurre la trama (y mientras los villanos aparecen y desaparecen por una misma rendija ubicada en un área supuestamente protegida de cualquier peligro), “Interceptor” se convierte en una película más de golpes, disparos y cuchillos extraídos de los bolsillos laterales de un pantalón militar. Como producto final, bien podríamos decir que este se parece mucho a los enlatados que veíamos los domingos por la tarde antes de la llegada siquiera de la TV por cable.

Elsa Pataky en "Interceptor"
Elsa Pataky en “Interceptor” / Netflix

Como un intento por mantenernos pegados a la pantalla durante 100 minutos, esta nueva apuesta de Netflix –en el marco de la tensión existente hoy en día entre Estados Unidos y Rusia– puede cumplir su primer propósito, pero muy dudosamente llegará a situarse en ránkings de fin de año, menos aún en cualquier gala de premiaciones. Todo esto, a pesar de que –como ya lo dijimos líneas arriba—la española Elsa Pataky cumple al darle vida a una militar habilidosa y leal, capaz de dejar atrás dolor y rencores, y poner por delante la vida de sus millones de compatriotas.

Interceptor / Netflix

Sinopsis: En una alejada base de defensa, la última oficial que queda en pie libra la batalla de su vida contra unos terroristas que apuntan a EE. UU. con armas nucleares robadas.

Título original: “Interceptor”

Duración: 138 minutos.

Clasificación: 16 años

Género: Acción