Janine Lima y Britney Briceño: La madre y la hija que compiten por los triunfos en el atletismo

Madre e hija. Britney (izquierda) y Janine (derecha), posando con los trofeos de la Media Maratón de Marbella / JOSELE

Pujan juntas por los podios de las carreras de la provincia, y el domingo en Marbella ganó la segunda de ellas

Marina Rivas

Aquellos que realmente desean crecer siempre buscan luchar para que las generaciones venideras mejoren lo presente. En su caso, quizá lo haga de manera subconsciente, marcada por su infancia. Janine Lima ya no necesita carta de presentación en la provincia; su nombre nunca falla en los podios de las carreras de larga distancia de toda la Costa del Sol, Andalucía e incluso España. Es una fuera de serie que, con 41 años, sigue sin poner límites a una trayectoria llena de medallas en citas desde los 10 hasta los 100 kilómetros en ruta (fue campeona nacional el año pasado). Sus raíces son ecuatorianas, pero siendo muy joven migró a España para estudiar y buscar una vida mejor.

Leer :   Independiente Medellín: Andrés Cadavid sobre clásico contra Atlético Nacional | Futbol Colombiano | Liga Betplay

Tras pasar por Madrid, acabó en Málaga, concretamente en Marbella, donde se casó con el que se convirtió en su entrenador, Eduardo Briceño. Se enamoró de la zona y continuó su carrera profesional aquí, como auxiliar de enfermería. Fruto de esta relación nació su hija, Britney Briceño Lima, su orgullo, su apoyo y su mejor amiga. Una relación que por desgracia Janine no pudo labrar con su madre, que falleció a una temprana edad. Fue su padre (en Ecuador) el que llenó todo ese vacío y educó a sus hijas para que fueran mujeres valientes, inteligentes e independientes. Y por ello, ambas continuaron su vida lejos, en España.

Leer :   Profesor aplica esta técnica infalible para que alumnos no copien [Fotos] - El Sol de Puebla

Sin lugar a duda, Britney, a sus 22 años, es un fiel reflejo de esta fortaleza. Se ha criado en una familia que ama el deporte, y concretamente el atletismo, que introdujo en casa Eduardo (el padre). Ellas, rápidamente, lo convirtieron en su vía de escape y su pasión, y no tardaron en superar sus registros. De hecho, ahora es la pequeña de la casa la que se está colocando en cabeza de carrera. La joven, fisioterapeuta en una residencia de Estepona, deslumbró en la última edición de la Media Maratón de Marbella (21 kilómetros); se coronó con un tiempo de 1:28:53, sacando una ventaja de cuatro minutos a su propia madre, que fue segunda (1:32:33).

Leer :   Juan Manuel Peralta: “Esquel tiene que ser turístico y sustentable”

Y el caso es que no es la primera vez que se impone a ella ni que gana una carrera, ya lo ha hecho en más de una cita popular de la provincia, incluso se ha colgado medallas en largas distancias de los Campeonatos de Andalucía. Recuerdan que la primera vez que participaron juntas en una carrera fue en un clásico de Málaga, los 10 kilómetros de El Corte Inglés, y que, desde entonces, se han convertido en grandes compañeras de batallas. «Ha hecho muy buenas carreras, yo he intentado seguirla en esta última», reconoce Janine, orgullosa. Y continúa explicando: «Hay carreras que yo las he corrido mientras preparaba alguna de mayor distancia, por lo que iba a otro ritmo, mientras que ella era la que iba tirando adelante porque se había preparado concretamente esa carrera. Ha evolucionado mucho», explica.

Leer :   Vicenta Tortosa presenta el primer plan estratégico del Departamento de Salud de Elda

Son un buen equipo: el padre les aconseja y entrena, la madre aporta la experiencia y la hija, además, también ejerce su labor de fisioterapeuta con ellos. Eso sí, ambas son conscientes de que este mundo ‘runner’ no deja de ser una afición de la que nunca podrían vivir económicamente. Por ello, Janine inculcó a Britney la necesidad de estudiar desde muy pequeña. «De esto no se puede vivir y yo siempre lo digo, todo el mundo necesita una formación, eso te realiza como persona».

Trabajan y se entrenan

Su rutina no contempla una amplia vida social. Ambas trabajan durante el día (Janine a veces incluso de noche) y se ejercitan cuando vuelven a casa. «Estamos acostumbradas a entrenar juntas, muchas veces salimos de trabajar al mismo tiempo, llegamos a casa y salimos a entrenar de noche prácticamente, y a ella le está dando muy buen resultado. Dedicamos unas dos horas o dos horas y media diarias, y los fines de semana un poco más», relata la madre.

Leer :   El pelotón español 22-28: Luisle, a Astana; Maté renueva

Tienen la misma personalidad, valores e inquietudes. Eso sí, las metas deportivas siguen siendo diferentes. «Siempre que corre mi madre la apoyamos desde la distancia, vemos los resultados ‘online’, los directos, es un manojo de nervios. Hay personas únicas y especiales y mi madre lo es», asegura Britney. No se cree capaz de recorrer pruebas tan extremas o complejas como su madre, y eso sólo consigue incrementar su admiración hacia ella. «Mi madre siempre ha sido y será mi referente», expresa. Y añade: «Mi padre, además, es la piedra angular, nuestra motivación para empezar a correr».

Disfrutan cada entreno juntas y en carrera se apoyan entre sí: «Vamos alentándonos la una a la otra, pero cada una va centrándose en su objetivo, que suele ser siempre ir mejorando nuestras marcas», cuenta la hija, autoexigente. De cumplir un sueño deportivo juntas, lo tienen claro, al menos Britney: «Sueño con ir a otros lugares, viajar y correr, participar en carreras internacionales e ir mejorando las marcas y, si ya vamos las dos, genial. Sea donde sea, siempre nos estaremos apoyando». Lo secunda Janine, una atleta sin límites cuyo mayor logro personal es compartir el deporte que ama con las personas que llenan su vida.

Leer :   Magistrado del TC, César Ochoa: “Nada puede ser motivo de abuso porque se rompe el equilibrio de poderes” | ENTREVISTA | Constitución | Pedro Castillo | Congreso | Ejecutivo | PCM | Consejo de Ministros | POLITICA