la reflexión de Rachel Klamer –

A sus 32 años, Rachel Klamer es una de las triatletas en activo con más experiencia en el triatlón de corta distancia. La de Países Bajos cuenta a sus espaldas con hasta tres participaciones olímpicos, en las que ha ganado dos ‘medallas de chocolate’ -fue 4ª en Tokio tanto en la modalidad Individual como en Relevo Mixto-, además de un bronce mundial en Relevo Mixto (2017) o un título de campeona de Europa (2013).

La triatleta de Red Bull, a la que hemos visto pasar largos periodos de entrenamiento en nuestro país, un paraíso para los PROs del triatlón, se encuentra actualmente con en Holanda, donde desde hace tiempo ha establecido su base de operaciones junto a su marido, el también triatleta Richard Murray, de origen sudafricano pero nacionalizado con Países Bajos desde este año.

Leer :   El hospital tiene en la UCI un 72 % más de celadores y enfermeros

Klamer, que parece volver a la normalidad tras haberse roto el codo hace mes y medio, durante la disputa de la Super League Triathlon, en Malibú, ha aprovechado su último post de Instagram para hablar de una realidad escondida a la que cada día se enfrentan muchos deportistas profesionales.

Rachel Klamer
Foto: Rachel Klamer // Instagram

“Yo no tengo siempre ganas de entrenar”

“Antes de que juzgues, hay un mensaje detrás de este vídeo”, escribe la de ASICS junto a un reel que arranca con tono sarcástico y acaba con Rachel ejecutando una sesión de gimnasio en casa.

Sí, incluso yo no tengo siempre ganas de entrenar todos los días (o un par de veces al día), aunque sea mi trabajo“, apunta la triatleta olímpica. Klamer explica que, al igual que el resto de nosotros tiene que acudir a su trabajo, ella también tiene la obligación de “presentarme a mis entrenamientos”.

Leer :   Los nuevos líderes digitales | Perfil

La de Orca ha pretendido llegar con su reflexión a aquella gente que a menudo dice que “no tiene tiempo para hacer ejercicio a diario porque está cansada o no tiene tiempo para entrenar“.

En este sentido, Rachel ha compartido una vivencia personal que expone a la perfección su idea sobre la gestión del deporte, el tiempo y la motivación.

Rachel Klamer
Foto: Rachel Klamer // Instagram

“Pensaba publicar ya este rollo, pero entonces mi padre me ha preguntado hoy (mientras hacía gimnasio) ‘¿ya leíste el libro que te regalamos?’. Estuve a punto de decir que no tenía tiempo para ello. Luego me he dado cuenta de que eso es una gilipollez. Simplemente no era una prioridad hasta ahora“, apunta la triatleta.

Leer :   Al poco tiempo llegan las bendiciones

La pupila de Joel Filliol asegura que “no tener tiempo para algo suele confundirse con no ser una prioridad“. Y es que, si tienes tiempo para sentarte en el sofá y ver la televisión por la noche, “entonces tienes tiempo para hacer ejercicio pero no es una prioridad para ti“.

Por supuesto, Rachel considera esta decisión respetable cuando se toma de forma deliberada, pero invita a dejar a un lado la excusa del tiempo.

“Y ahora te has tomado el tiempo de leer lo que pone arriba: supongo que sabes que hacer ejercicio te mejora el estado de ánimo y te hace dormir mejor. Te convierte en una persona más sana y feliz. Así que ya no hay excusas“.

Leer :   El fentanilo, la terapia adecuada y la difícil tarea de la sociedad