Las hospitalizaciones de menores han subido un 40%, más de una de cada cuatro, por anorexia

Los dos años y medio de pandemia de covid han tenido un efecto muy negativo en la salud mental de la población, sobre todo de los niños y adolescentes. Se ha constatado desde el fin de la primera ola epidémica del 2020 en múltiples estudios. Fue un trauma para todos, peor más para los jóvenes. Y el problema se sigue arrastrando. Las hospitalizaciones por problemas de salud mental infantil y juvenil han aumentado un 40% respecto a antes de la covid (al 2019).

Buena parte de este aumento de hospitalizaciones obedece al incremento de los trastornos de conducta alimentaria (TCA), como la anorexia y la bulimia: más del 25% de ingresos de menores son por esta causa. Puede considerarse una auténtica crisis. Así lo ha indicado Joan Vegué, director del plan de salud mental y adicciones de la Generalitat de Catalunya.

Leer :   Cómo cuidar la salida de los empleados

Aunque, los trastornos alimentarios no son exclusivos de los menores de edad (entre las chicas, sobre todo), el 45% de casos de TCA que se atiende son en mayores de 18 años, ha añadido Vegué.

En una jornada organizada por el Col.legi de Metges de Barcelona, la entidad terapéutica Amalgama 7 y su Fundació Portal sobre los riesgos de salud mental de los adolescentes y las secuelas que se arrastran de la covid, expertos de diferentes especialidades y organismos han puesto al día los problemas de los menores. Varios de los especialistas han coincidido en que la pandemia ha obligado a poner en las agendas como prioridad la salud mental, y ahora, que se ha visibilizado, hay que actuar y disponer recursos de atención suficientes. Porque faltan.

Empeoramiento y, encima, hay infradiagnóstico

Leer :   Yuén Socarrás, primer pelotero que deja la Liga Élite del Béisbol cubano para irse del país

Psicólogos, psiquiatras y otros médicos han señalado que hay que tratar a los niños ya de patologías leves para evitar que lleguen a los casos graves que se ven en los centros asistenciales. Hay un gran infradiagnóstico, han asegurado, en contra de lo que se dice a veces, que se sobremedica o se medicaliza demasiados aspectos.

“Si no se diagnostica empeoran el resultado académico y la salud mental”, ha asegurado Rosa Bosch, coordinadora del programa MIND Escola del Sant Joan de Déu. Y hay que tratar el malestar mental o los problemas de los niños y niñas ya desde los  6 o 7 años, urgen los especialistas. Sus intervenciones permiten hacer una radiografía de diversos problemas:

Trastornos de conducta, suicidios, autolesiones

No solo han crecido los trastornos de conducta alimentaria, según algunos expertos, por una gran influencia de las redes sociales. También otros problemas de conducta. El confinamiento mejoró la situación de muchas familias, pero empeoró también la de muchas. Los casos de intento de suicidio entre menores  -los que llegan a los centros sanitarios- se han triplicado. 

Leer :   Vincularse al área y al rescate del sector azucarero › Cuba › Granma
joves BCN

Los jóvenes vivieron las restricciones de la covid de manera más traumática que los adultos y les cuesta recuperar la normalidad, dicen los expertos 

Xavier Cervera

El Departament de Salut catalán, el Gobierno estatal, ya han empezado a arbitrar medidas como teléfonos de ayuda.  “Las tentativas son un SOS de los menores a los adultos, necesitan ayuda”, ha advertido Guillermo Mattioli, decano del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya. 

El desespero familiar: “”No sabemos que hacer con mi hijo. Él no es consciente de que tenga problemas”

“Mi hija de 15 años tiene depresión profunda desde hace tres años, ha tenido dos intentos de suicidio. Entra y sale de centros sanitarios”, ha ejemplificado un caso Jordi Royo, de Amalgama 7. “Muchas familias hacen varias veces el circuito sanitario de buscar ayuda en la primaria, el hospital…”, ha avisado Royo. Sin mejoras. Hay que potenciar la atención.

Leer :   Papa Francisco apoya el envío de armas a Ucrania "si son para defensa"

Otro caso que le envió un padre o madre: “Mi hija no tiene motivación por estudiar, no respeta las normas, la he pillado varias veces masturbándose y viendo porno lésbico. Tiene 10 años”. “10 años y la familia ya ha perdido el control”, ha ejemplificado Royo la desesperación familiar. 

Otra muestra: “No sabemos que hacer con mi hijo de 20 años. Tiene muchos problemas, se causa autolesiones. Él no es consciente de que tenga problemas, de que necesita ayuda”. Otro de los problemas: los chicos no son conscientes de que necesitan atención. 

Por ello se trabaja en recursos asistenciales que sean más próximos, para atenderles a domicilio, en centros comunitarios, ha dicho Vegué. Ha asegurado que ya se está ampliando la red de profesionales para hacer la red de salud mental “más accesible y resolutiva” y se disponen equipos para atender aquellos casos más complejos psicosocialmente.

Leer :   “Algo nuestro sobre la tierra”, una crónica periodística sobre la crisis provocada por la pandemia en Perú

Depresión, ansiedad… hasta un 90% de malestar emocional 

Una encuesta del Departament de Salut en el 2020 mostró que durante el confinamiento y meses siguientes se triplicaron los trastornos mentales como la depresión y ansiedad entre los menores. Un 80% o hasta más del 90% sufrieron malestar emocional, un sentimiento difuso, que aun persiste entre muchos.

Estudios de los hospitales Sant Joan de Déu, Vall d’Hebron y Clínic o de Amalgama 7, coincidiendo con otros internacionales, corroboran que los niños y adolescentes acusaron más el aislamiento social impuesto por la covid, el no ir a clase. Aumentó su miedo, para algunos fue el primer contacto con una muerte próxima y, muchas veces traumática, sin poder despedirse del fallecido.

Leer :   Más de 100 chicos se sumaron al sueño de una ciudad de lavandas
Una estudiante de tercer curso del grado de Audiovisuales y Multimedia de la Universidad Eram, recibe una clase a distancia desde su domicilio a causa del confinamiento por el Covid-19. Pere Duran / Nord Media

Estudiar desde casa aumentó el aislamiento de los menores y su refugio en las pantallas 

Pere Duran/Nord Media

Además, en las clases más desfavorecidas, las restricciones de la pandemia aumentaron la sensación de abandono de los chavales, sin ir a clase, con los padres trabajando, sin la conexión digital de otros menores o solo con las pantallas como opción contra el aburrimiento, que todos dijeron que había aumentado.

“Hay un grupo de los chicos con problemas de autoestima, de gestión de emociones, miedos, que no saben tolerar la frustración… Otro grupo de vulnerabilidad de más alta intensidad ya, como el anterior, pero con más problemas, aunque sin comprometer su funcionalidad en lo personal ni lo social. Y luego está el grupo de los que ya tienen diagnóstico de trastorno mental, que sí afecta a su funcionalidad. Son los que llegan a autolesiones. Pero lo malo es que también vemos  autolesiones en los dos primeros grupos. Eso marca la diferencia con antes de la covid”, ha advertido Ramon Martí, director del  área médico-psiquiátrica de Amalgama 7.

Leer :   Profesionales desarrollan 60 antídotos para luchar contra la gran escasez de talento

Bajaron todas las adicciones menos a las pantallas

Durante las restricciones por la covid bajaron todos los consumos de sustancias adictivas entre los menores de edad, el de tabaco, alcohol, marihuana. Solo aumentó la adicción a las pantallas, muchos, a los videojuegos, fuente de conflictos en muchas familias. Desde que fueron desapareciendo las restricciones, muchos de los consumos, como los de alcohol y marihuana, empezaron a subir de nuevo. Seguramente volverán a niveles prepandémcios, ha admitido Joan Colom, subdirector de Addiccions de la Generalitat.

“Lo que nos preocupa, ante lo que estamos alerta -ha dicho Colom, con años de experiencia en su labor- es que los jóvenes intenten combatir su malestar emocional (lo que en inglés se denomina coping) con sustancias adictivas”.

Leer :   Ucranianos y rusos en Catalua se unen ante la tragedia: "Las relaciones humanas superan los conflictos de poltica internacional"

Por ello, Salut prepara una encuesta para tener datos actuales. De momento, ya vió que las chicas de 14 a 18 años avanzan ligeramente a los chicos en consumo de alcohol y de marihuana (no a partir de los 18 años). El 52% de ellas, por ejemplo, ha tomado alcohol el último mes. También tienen más episodios de embriaguez. Cada año hay en Catalunya 18.000 urgencias sanitarias (del total de 2,7 millones) relacionadas con consumo abusivo de sustancias, el  54% de ellas por alcohol.

Fracaso educativo

“Los estudios de la Generalitat indican que el 17% de alumnos de primaria a ESO harán fracaso escolar -coinciden con los resultados de estudios como el PISA-. Si solo en Catalunya tenemos algo más de un millón de alumnos, quiere decir que 170.000 están sufriendo”, ha resumido el veterano psiquiatra  Miquel Casas, recordando que los problemas mentales redundan en mal rendimiento académico. Y a la vez, los estudios pueden generar más ansiedad y malestar.

Leer :   Las 7 claves para convertirse en un influencer de LinkedIn en 6 meses

“Si uno de cada cinco alumnos tiene trastornos de desarrollo (autismo, TDHA, dislexias…), como dicen los estudios internacionales (de antes de la pandemia), y aquí se estima que solo se diagnostican 2 o 3 casos de cada 10 (Vall d’Hebron y Sant Joan de Déu así lo vieron en estudios), ¿el resto qué hace? Pues engrosará esas filas del fracaso escolar”, ha agregado Casas. Porque no se atienden sus problemas. 

Cómo fortalecer a los jóvenes 

¿Se pueden prevenir todos estos problemas? Cómo ayudar a los niños y, sobre todo a los adolescentes, a aumentar su resiliencia, su resistencia, de forma que se prevengan los trastornos de salud mental?. Francesc Xavier  Arrufat, presidente del Clúster de Salut Mental de Catalunya, que reune a usuarios, centros asistenciales y de investigación, dio unas claves, compartidas por otros especialistas: Hay que dotar a los adolescentes de capacidad para centrarse en sus puntos fuertes; darles confianza; una conexión con la familia y la  comunidad les pueden dar mayor seguridad.

Leer :   Black Friday 2022 en el Perú | Horario, cuándo inicia y más | RESPUESTAS

Hay también que ayudarles a fortalecer el carácter, a enseñarles valores y que entiendan la importancia de su contribución personal en la sociedad. también se les debe enseñar a afrontar el estrés y angustia (gran causa de ese malestar emocional muy extendido) y a saber gestionar sus emociones.

Y se les debe enseñar igualmente a adoptar posiciones positivas y que ellos pueden controlar las consecuencias de sus decisiones, ha recomendado Arrufat, quien también es director médico del Institut Pere Mata de salud mental.