Marilyn Monroe y la pregunta que la inquietaba




Paloma Aznar, periodista, cineasta y autora, comparte en su página de Facebook uno de los momentos más delicados de la vida de Marilyn Monroe rescatada “Música para camaleones”, el libro en el que Truman Capote Habla de la actriz y recuerda el último día que pasó con ella. Era abril de 1955 y habían quedado para ir al funeral de la actriz. collar de constancia, quien, junto a otras grandes estrellas, había sido profesor de interpretación de Marilyn. “Truman la estaba esperando en la entrada de la capilla, llegó con más de media hora de retraso. Y de repente apareció ella, con un pañuelo negro cubriéndole el pelo, medias negras, zapatos de tacón negros, lentes oscuros y un vestido negro que parecía prestado porque le quedaba grande. Sin maquillaje y con lágrimas en los ojos, a Truman le parecía una niña en un orfanato.

Leer :   ¿Qué películas y series están saliendo?

“La ceremonia estaba terminando y ella quería esperar a que todos se fueran. Había muchos fotógrafos afuera. Marilyn dijo que odia los funerales y que se alegra de no tener que ir al suyo, que no quiere ceremonias ni tributos religiosos. Hablaron de cuánto amaban Nueva York y cuánto odiaban Los Ángeles. Lamentó no sentirse lo suficientemente buena como actriz y le preguntó a su amiga qué dirían sobre Marilyn cuando ella no estuviera. Él respondió que debería pensarlo.






Hubo amistad y complicidad entre Marilyn Monroe y Truman Capote. agencias

“Decidieron salir y beber champán. Ella no tenía dinero; Capote le dijo que pensaba que ella era la Reina de Inglaterra.. Truman tenía $50. Era un día de abril perfecto para pasear por Manhattan y deambularon por las calles. Ella le dijo a Capote que durante una fiesta, Errol Flynn golpeó su enorme polla contra las teclas del piano y tocó una canción muy popular; Truman le dijo a Marilyn que se acostó con él una noche. La gente no reconoció la estrella (solo unos pocos giraron la cabeza para mirarla, pero no reconocieron quién era). Se quejó de lo mal que la trataban los columnistas de chismes. Miraron los escaparates y Marilyn casi se topa con un cuartito sucio donde una gitana leía el futuro. Terminaron en un restaurante chino vacío y pidieron un par de botellas de tripas. Hablaron de sus amantes, de sexo, de Arthur Miller… Mientras Truman pagaba, ella fue al baño y, como de costumbre, tardó años en salir. Se había pintado los labios de rojo y se había quitado la bufanda. Subieron a un taxi, ella iba al muelle; Allí, con una vista de Brooklyn al otro lado y gaviotas revoloteando, un hombre le pidió un autógrafo a Marilyn. Estaba oscureciendo Recordó la pregunta de su amigo: ¿Qué dirán de Marilyn cuando ya no esté? “Dirán de ti que eras una criatura encantadora”. Nunca más la volvió a ver”.





Marilyn Monroe en Falda y Loca

Fue solo un año después de que la actriz despegara. Marilyn Monroe ya había realizado películas de éxito como Niágara, Los caballeros las prefieren rubias, Cómo casarse con un millonario, Río sin retorno…. Era la mujer más deseada y admirada del momento, una estrella con un brillo tan especial que podía eclipsar a todos los que la rodeaban, por importantes que fueran. También fue la portada del primer número de Playboy en 1954. No posó para la revista, pero Hugh Hefner, su fundador, tenía las fotos guardadas: Marilyn había posado desnuda varias veces años atrás para ser una “chica del calendario”. Hefner había comprado las fotos y las sacó del cajón para iniciar Playboy. Lo que no sabía el empresario era el golpe que le tenía reservado el destino. Sus restos descansan junto a la tumba de Marilym Monroe.






Marilyn Monroe murió el 4 de agosto de 1962. estupendo

Leave a Comment