Marta Minujín se ve fea en la cara

Marta Minujín con una escultura suya sin título cartones Serie (Cartones) (1961–62) (© Archivo Marta Minujín; todas las imágenes cortesía de ISLAA)

Cualquiera que conozca a una adolescente reconocerá una chispa de ese inconfundible espíritu rebelde en la obra temprana de Marta Minujín. Cuando tenía alrededor de 16 años, la artista argentina comenzó a pintar en un estilo informal, aplicando capa tras capa de tonos fangosos acrílicos sobre superficies rugosas hechas de cola de carpintero, arena, tableros duros, tiza y otras sustancias no aptas para las bellas artes. Minujín degradó no solo su medio sino también su enfoque —evitó el caballete, trabajó en el piso— destilando la esencia del desencanto de posguerra y la realidad política inmediata de Minujín, levantando el espejo de un mundo verdaderamente feo.

Leer :   Cine, obras de teatro y música destacan entre las actividades culturales de este mes

Sin embargo, a diferencia de tantos adolescentes, la incursión de Minujín en el informalismo no fue solo una etapa, aunque temporal, fue fundamental y abrió el camino para las intervenciones, escenarios y eventos pop por los que hoy es más conocida. Esa es la tesis central. Nacidos del informalismo: Marta Minujín y el cuerpo emergente de la performance, una exposición compacta en el Instituto de Estudios sobre Arte Latinoamericano de Nueva York (ISLAA). A través de un trío de pinturas, documentación de escultura y performance, y materiales de archivo, la curadora Michaëla de Lacaze Mohrmann reclama la obra de Minujín de finales de la década de 1950 y principios de la de 1960, un período de su carrera que ha sido alternativamente rechazado y despreciado por la crítica. . . Al hacerlo, el curador también aboga por una mirada más cercana al movimiento informal, una ola de corrientes artísticas irreverentes que surgió a mediados del siglo XX y duró hasta la década de 1970. Prácticas emocionantes tan variadas como tachismo en Europa y los gestos antigubernamentales radicales en Venezuela, coincidieron en un impulso iconoclasta de romper la lógica de géneros anteriores de abstracción como el concretismo y reemplazar la geometría limpia con un caos incómodo.

Leer :   Siempre se puede tener buena fe en mal gusto
Marta Minujín, “Gran Mancha” (hacia 1959) (© Archivo Marta Minujín. Foto Arturo Sánchez)

Por honorable que sea justificar un momento histórico-artístico olvidado, la tarea de contemplar las obras de arte informales de Minujín no es para los débiles de corazón. Una de las pinturas en exhibición, Great Stain (ca. 1959), evoca la arquitectura de la pobreza, su superficie deformada como una pared carcomida por la humedad en gotas grotescas parecidas a la dolomita. Cuando el amigo de Minujín y precursor del informalismo, Alberto Greco, pasó frente a una fachada de Buenos Aires que se desmoronaba y escribió su nombre en ella, calificándola de obra de arte, Minujín pareció capturar la decadencia de los interiores, el lento declive de lo que no se ve. . Otra obra, “Mancha” (Mancha) (1960), alterna pasajes más oscuros y rayas color crema que recuerdan a la carne jaspeada. El artista probablemente canalizó su propia experiencia de humillación física: los hombres y mujeres enfermos que dibujó visitando su casa, donde su padre dirigía un consultorio médico; la pérdida de su hermano a causa de la leucemia.

Leer :   El pintor punk Christopher Wool: "Cometo muchos errores, y los mantengo" | arte y Diseño

Fotos posteriores de Minujín cartones (Cartones) (1961-62), esculturas hechas de cartón adquirido por personas sin hogar que las usaron como refugio, ofrecen un pequeño respiro. En ese momento, la artista vivía en París en viviendas menos que deficientes, no podía pagar los aceites y, en cambio, usaba pigmentos industriales y automotrices tóxicos en sus obras de arte, viviendo en espacios reducidos. Las fotos muestran las cajas colapsando, retorciéndose y doblándose en ángulos antiestéticos como caras quejumbrosas. En algunas de estas esculturas, Minujín comenzó a incorporar colchones sucios desechados por hospitales, invocaciones explícitas al cuerpo y al derecho humano al descanso y al santuario.

Marta Minujín, esculturas sin título de la cartones Serie (Cartones) (1961–62) (© Archivo Marta Minujín)

Antes de marcharse de París en 1963, Minujín dispuso de todas las obras de esta serie en una performance titulada “La Destruction” (La destrucción), recogiéndolas en un callejón sin salida de Montparnasse y permitiendo que otros artistas las manipularan antes de colocarlas en fuego. Recordada como su primer happening a gran escala y representada en ISLAA por seis fotografías en blanco y negro que se leen como documentos pertenecientes a una víctima de culto, “La Destroyed” fue la coda del periodo informal de la artista.

Leer :   ¿Crees que conoces a la reina? Estos 3 datos sobre su retrato más famoso te harán pensar

En una pared trasera de la galería cuelga una obra final, una imagen en color, la única en la exposición, que muestra a Minujín sentado mirando a la cámara. un grupo de ella colchones falsos (False Mattresses) Las esculturas cuelgan en una pared detrás de ella, sus patrones caleidoscópicos de rayas de caramelo desvanecen una floreciente sensibilidad pop; Su título es un reconocimiento de que estas obras sensuales y atractivas fueron precedidas por otros colchones más viscerales que ya no están pero que son inquietantes para siempre.

Marta Minujín con sus esculturas Erotismo en Technicolor (Erotismo en Technicolor) en su estudio de París en 1963 (© Archivos Marta Minujín)

En un ensayo reimpreso en un pequeño folleto publicado para la exposición, que los visitantes pueden llevarse sin cargo, de Lacaze Mohrmann teje una narrativa cautivadora en la que evoca las tensiones políticas que acompañaron y, en ocasiones, impregnaron la producción informal de Minujín. Los años de 1962 y 1963 en Argentina estuvieron marcados por conflictos mortales entre dos facciones militares, los colorados de línea dura y antiperonistas y los opositores azules, que competían por el control de la nación. En una memorable exposición de 1962 en la Galería Lirolay de Buenos Aires, Minujín mostró una selección cartones lleno de botas, fundas de armas y otros equipos; Para abrir la exposición, orquestó una actuación inquietante en la que 80 reclutas desfilaron por la galería. Como observa de Lacaze Mohrmann, tales acciones explícitamente políticas fueron atípicas del informalismo argentino y anclaron el rol único de Minujín en el movimiento como alguien que no abrazó ciegamente lo irracional e indecente como una contracorriente de moda, sino que indagó y examinó sus manifestaciones más perversas, incluyendo dogmatismo y fuerza bruta.

Leer :   Object & Thing se hace cargo de Madoo Conservancy

La pregunta es si estas obras todavía pueden fascinarnos hoy. Buena suerte al visitante curioso que viene a esta muestra sin mucho conocimiento sobre el minujín o el informalismo o por qué importa el arte feo. la manchas están preocupados de que cartones te llenará de pavor, e incluso los textos de archivo cuidadosamente dispuestos en el centro de la sala (en su mayoría artículos que critican o no el informalismo) son francamente absurdos. Las imágenes de esta exposición frustran cualquier esperanza de sentido, orden o razón. Son exactamente a lo que debemos prestar atención.

Fotógrafo desconocido, fotografía de una escultura sin título de Marta Minujín cartones Serie (Cartones), 1961–62 (Cortesía del Archivo Marta Minujín)

Nacidos del informalismo: Marta Minujín y el cuerpo emergente de la performance continúa hasta el 3 de junio en ISLAA (50 East 78th Street, Upper East Side, Manhattan). La exposición fue comisariada por Michaëla de Lacaze Mohrmann.

Leave a Comment