Mirador de los artilleros

La diversión del verano -salvo retazos de última hora- termina en la edición de 2022. La “friolera” de 6 (seis) gotas normales de lluvia por metro se registraron en noventa días al cuadrado en Segovia, especialmente en la capital, (datos de oído). Pero, y porque habita en nosotros la incredulidad, ya sea por y desde la política o por una circunstancia similar, las oraciones (‘a Dios que pide – y al que pide – con el martillo que da’), ya no están, llegará (tal vez) el día en que estemos más secos que Mojama. Como ejemplo, el Eresma. Que tomó tan poca agua con él los patos de la alameda ‘editar’ un calendario de eso los obligaron a turnarse para beber ¡Señor, Señor!

Leer :   Reina Isabel II: Obituario de la gran monarca inglesa

Habiendo ya desvelado el Rosario de los Lamentos, que no es nada productivo, los sacaré de su ensimismamiento y conduciré a cualquiera que lo lea a un mundo idílico de noticias que eran noticias (perdónenlos…) en los días en que ustedes no tenía que convocar a la lluvia Llegó… cuando quiso.

Vayamos a la masa de las donas. No creas que los jardines de San AgustínLugar para entendernos entre los de aquí, asentados en la vanguardia de lo que fue (no más, pero necesario). policlínico, siempre fueron así. no Que este era un cuarto para prepararlo tuvieron que llegar cientos de autos (mediados del siglo XIX) y allí se vierte amalgama de arena, escombros de derribo, piedra… y otros hasta cubrir los grandes baches existentes. La ciudad gastó un gran puñado de reales en allanar todo, que también albergaba el lugar donde se ubicaba el monasterio San Agustín y luego el Cuatroel del mismo nombre. En lotes otorgados por la ciudad.

Leer :   PREVISIONES DE EFE NACIONAL. Viernes, 16 de septiembre de 2022

En la parte trasera del jardín, tomando el camino de San Agustín, Había una ‘caída’ que detenía el cuerpo si alguien se atrevía a saltar camino del obispoLo que sabemos el taray. El policlínico aún no.

Por esta razón el ciudad hace un trabajo (barandilla), poner una pared y entonces cómo se empezó a trabajar en los edificios antes de la llegada de los sistemas políticos: de abajo hacia arriba.

Verbigracia: Para una prueba positiva, mira el acueducto.

Una vez hecho el trabajo, año 1846alguien nombró el lugar “El mirador de los artilleros”. La vista era maravillosa. Antes de eso no se había construido nada. El Monasterio de los Jerónimos en La Alameda, el cine; la zigzagueante carretera de Zamarramala por un lado, El Terminillo por el otro; el Paseo del Obispo, solitario…

Leer :   Diputación.- El “Festival Musimundo Enix” se incluye en el calendario cultural con el objetivo de continuar

En total. Que Empleados más de 2.000 Real para una cosa y para la otra, la ciudad pagada por los impuestos de los que pagan impuestos, ni modo! Ya tenía una zona nivelada y un mirador, ¡qué bonito!

Con el tiempo se plantaron árboles, se mejoró mucho la parte de atrás del muro y “apareció” una fuente en el centro del jardín para que los más pequeños jugaran y jugaran con el agua.

Con eso en mente, probablemente te estarás preguntando cómo los peatones pudieron bajar a El Taray, bueno… además de poder “arrastrar el trasero” bajando por la calzada, que se encuentra en lo que ahora es la Calle de la vid o, bueno, entrando en el Plaza de San Juan (Colmenares)), resolvió el problema con la construcción de una escalera y se conectó a ella San Agustín con el área de paseo. Ya estaban “vivos” pesetas (era el año 1906) y con 11.000, y otro pico tutti contenti.

Pasó una tarde, pasó una mañana… después de eso accion legallargo y ordenado en el ‘tu/mi’entre ciudad y ministerio de guerra De quién era el lugar (sede y sala anterior), se resolvió por todo lo alto Salomón: Una parte para ti y la otra parte para mí. La ciudad se quedó con el lugar donde luego construyeron el jardín, y el ejército (sin pagar nada a cambio) con el resto, unos años después, en 1915, el ‘convento, fundado el 14 de julio de 1556, que también había trabajado como campamento de carruajes, fue demolido. No ha estado activo en la oración monástica desde que Mendizábal “publicó” su decreto de exclusividad. Era el año 1837.

Leer :   Latinos en el Festival de Cine de Tribeca

Actualizo los datos y explico que el espacio del paisaje anterior ahora se conoce con el nombre Carlos Martín Crespo y Luis Martín García Marcos. Ambos dedicaron mucho tiempo a la “cosa” de escribir. Buena gente.

Leave a Comment