Miriam Ungría, viuda de Kardam de Bulgaria, se ha casado con el príncipe jordano Ghazi bin Muhammad

Por si el evento tuviera poca importancia, la presencia del rey Abdalá de Jordania en la ceremonia da una idea del nivel de esta boda de la realeza entre Miriam Ungría y Ghazi bin Muhammad. El enlace entre la viuda de Kardam de Bulgaria y el príncipe jordano ha sido dado a conocer por la Agencia Real Árabe y otros medios jordanos. Miriam, bautizada como católica, se casó en su primera boda, con el príncipe Kardam de Bulgaria, por el rito ortodoxo, la religión de su primer marido.

El Islam es la religión oficial de Jordania. La mayoría del pueblo jordano es suní. La nuera del rey Simeón de Bulgaria y diseñadora de joyas ha vuelto a casarse este sábado en una ceremonia que contó con la presencia del rey Abdalá, tal y como recoge el diario local Alrai. La prensa local también da cuenta de la presencia de los príncipes El Hassan bin Talal y Talal bin Muhammad.

Profesor de filosofía y escritor, estudió en la célebre escuela británica Harrow (1979-1984) y se graduó con las más altas calificaciones en la universidad norteamericana de Princeton (1988). Debe ser un romántico empedernido si tenemos encuenta que su tesis universitaria llevaba por título “¿Qué es enamorarse?: Un estudio del arquetipo literario del amor”. El nuevo marido de Miriam Ungría también se formó en Cambridge (1990-1993) y asistió a la Facultad de Usul al-Din en El Cairo (2007-2010), donde se doctoró.

La princesa es licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y se especializó en gemología y diseño; además ejerce como tasadora. Empezó a trabajar desde muy joven para diferentes marcas, hasta que decidió ponerle su nombre a sus creaciones. Comenzó vendiendo sus productos en El Corte Inglés y poco a poco fue expandiendo su mercado tanto en España como en el extranjero.

La tragedia que cambió la vida de Ungría en 2008

Siete años después de la muerte de Kardam de Bulgaria, la viuda del que fuera heredero de la familia real cambia radicalmente al convertirse en esposa de un príncipe musulmán. Miriam vivía últimamente en en Londres, donde desarrollaba su labor profesional como empresaria de joyería, aunque pasaba buenas temporadas en Madrid con su familia. 

Hace siete años Miriam de Ungría perdió a su marido, Kardam de Bulgaria, hijo de Simeón II, a causa de las secuelas producida por un accidente de tráfico ocurrido en 2008. Era el heredero al trono de un país que hoy carece de monarquía.

Miriam pasó casi ocho años pendiente de los cuidados de su esposo hasta el día de su fallecimiento y tras una situación que resultó ser irrecuperable. Ella misma había sufrido secuelas terribles en su cuerpo y tuvo que recuperarse de las lesiones en su brazo. Años después de enviudar se mudó a Londres, donde viven sus hijos, Boris y Beltrán y donde trabaja como empresaria. “No es una huida, es una manera de seguir adelante. En su momento vivía a las afueras de Madrid y me fui a vivir al centro, tampoco fue una huida sino un nuevo capítulo en el libro de la vida. Y ahora ese otro capítulo es estar en Londres”, explicaba en 2018 a la revista Hola.

En Londres estudian sus hijos. El mayor, Boris, tiene 22 años y el año pasado obtuvo se títuló en la escuela londinense de Bellas Artes de Wimbledon. Boris de Bulgaria es quien actualmente ostenta el título de príncipe de Tírnovo y, por tanto, heredero de un trono búlgaro, aunque Bulgaria es una república. El pequeño, Beltrán, que de 21 años, estudia Física. Tras la muerte de su padre, Boris y Beltrán de Bulgaria cursaron el bachillerato en un internado austriaco para después iniciar sus estudios superiores en el Reino Unido. 

“Estoy muy bien en Londres. Desde el punto de vista laboral es una oportunidad muy buena. Allí se mueve todo muchísimo”, declaraba la princesa no hace mucho. El fallecimiento de su madre, Carmen López Oleaga, marquesa de Montefalcón, fue otro palo terrible.

Su hija le dedicó el siguiente mensaje en las redes sociales: “Hasta siempre, mamá. Me quedo con tu sonrisa, tus increíbles ojos verdes y nuestras siestas en tu cama, acurrucada a tu lado y sintiendo tu piel, aún maravillosa a los 92 años”.

En el funeral de la marquesa, celebrado a finales de ese mismo mes en la iglesia de los Jerónimos de Madrid, la diseñadora no se separó de su padre, Bernardo de Ungría y Goibarri. A la ceremonia acudieron sus suegros, Simeón de Bulgaria y Margarita Gómez-Acebo, e incluso la reina Sofía y la infanta Elena, pues la familia búlgara mantiene buenas relaciones con la corona española.

Fue en el funeral del príncipe Kardam de Bulgaria donde vimos por primera vez juntos al rey Felipe y a su hermana la infanta Cristina desde la proclamación del actual monarca, distanciados tras el escándalo del caso Nóos.

Antes del fallecimiento de su marido, De Ungría ya se había embarcado en su propia empresa de joyería. Fundó MdeU en 2014 y cuatro años después decidió trasladarse a Londres.

Los recuerdos de Kardam de Bulgaria siempre permanecerán ahí, pero ella ha sabido superar la adversidad. “No me considero un ejemplo de nada. Creo que soy una privilegiada. Creo que he vivido momentos muy especiales. Obviamente ojalá no hubiese pasado nada, pero ha sido un recorrido que te hace vivir y madurar”, explicaba hace años.

comentariosWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Leer :   Netflix: 3 películas que exprimirán tu alma y te pondrán a llorar con sus profundas tramas de desamor

Leave a Comment