Mundial 2022 Qatar: Carlos Soler: “¿Entrar al vestuario y ver a Messi, Neymar y Mbappé? Como a cualquiera: ‘Buenos días, buenos días'”

A Carlos Soler (Valencia, 25 años) le llaman Chino. Por esos ojos algo rasgados, el mote lo arrastra desde las categorías inferiores del Valencia, el club de su vida, que abandonó este verano para meterse ni más ni menos que en el vestuario del PSG, algo a lo que él resta trascendencia de forma divertida. Durante 2022 le ha cambiado mucho la vida. Falleció en enero su abuelo, el culpable de que hoy sea quien es, pues cuando era pequeño, Carlos no veía eso de meterse en ningún equipo de fút

bol. En septiembre, dicho queda, se fue de su casa futbolística y ahora, en

Leer :   Club de kung Fu Prodaf Maipú obtuvo medallas en 8 categorías en torneo el fin de semana » La Voz de Maipú

, afronta su primer Mundial. Tras jugar y marcar contra

, ha visto los otros dos choques en el banquillo, donde el otro día pasó un mal rato. Un muy mal rato, de hecho. Dice que está olvidado y que mira a

con «alegría». Un tipo con un discurso interesante.

El día de Japón, todo el mundo daba la clasificación por hecha. ¿Eso les hizo confiarse?

Sinceramente, no. Si hubieras estado en las charlas previas al partido, de lo que hablábamos era de ganar, porque nunca sabes lo que puede pasar en el otro partido, y lo mejor es no dejar que la suerte decida. Si tú ganas, te clasificas. Punto. Empezamos bien, pero nos fuimos 10 minutos, nos pasaron por encima. En fútbol estas cosas pueden pasar.

Leer :   Más vacaciones para México: de la intención a los hechos

¿Eran conscientes en el banquillo de cómo iba el partido entre Alemania y Costa Rica?

Yo sí, y los compañeros del banquillo también porque había una persona del staff pendiente de ese partido y nos iba informando a los jugadores. Durante tres minutos…

¿Qué pensó?

Lo primero, claro, es: ‘joder, ¿ya para casa?’. Pero bueno, sólo fueron tres minutos, luego nosotros no pudimos darle la vuelta y tuvimos que esperar algo que no queríamos, que era que marcase Alemania. Terminamos con la sensación un poquito de, no sé cómo llamarlo, quizá de decepción, quizá de…

¿Acojone?

Sí, bueno, dices ‘menos mal que hicimos las cosas bien en los dos primeros partidos’. Contra Japón quizá nos faltase fluidez, pero sólo fueron superiores a nosotros 10 minutos. Pero el fútbol es así. Son superiores 10 minutos y te ganan. Tenemos que intentar ser superiores los 90 minutos de un partido.

Leer :   ¡A disfrutar como vikingos! | Actualidad

¿El sofocón se ha pasado?

Por supuesto, ya estamos centrados en el partido con Marruecos.

¿La charla del viernes de Luis Enrique fue muy vehemente?

Fue una charla normal. Cuando el míster habla después del partido, siempre hace un análisis, ganes, pierdas o empates. Tampoco dio una charla de motivación extra, ni de levantar ánimos. Nosotros somos profesionales y tenemos que confiar. Afición, prensa y todos, tenemos que estar juntos en este momento.

¿Saben ya exactamente en qué fallaron en esos 10 minutos? Más allá de la generalidad de la palabra colapso.

Los goles están ahí. El primero es una salida de balón que perdemos y que en un rechace te hacen gol. Tenemos la filosofía de, si no hay riesgos, salir jugando, y cuando los haya intentar minimizarlos. Cuando encajas un gol, esos dos o tres minutos hay que estar muy activos, y el segundo es un balón largo, una segunda jugada… Es muy rápido. Tenemos que corregir esas cosas, y lo vamos a hacer.

Leer :   Xavier Aaragay: “Bolivia ya vive la experiencia del modelo educativo transformador”

Más allá de dar un pelotazo o no, ¿no podrían haber parado el partido por vías menos académicas? Protestar un poco, fingir una lesión, perder tiempo….

Hay que ser inteligentes, depende del riesgo, se puede jugar o no. Tenemos un porcentaje altísimo de acierto cuando salimos desde atrás con el balón. Es nuestra filosofía y tenemos que mantenerla, porque nos irá mejor.

¿Y esas otras tácticas?

Es muy fácil decirlo a posteriori. No sé, tenemos una manera, un estilo, una idea de los 90 minutos lo mismo. Y si somos capaces de mantener el mismo ritmo durante 90 minutos no hace falta parar el partido.

Leer :   Tips para crear tu lugar de trabajo ideal | Noticias | Emprendedores

Marruecos se afronta con…

Con alegría, porque estar en unos octavos de final es casi obligación para España, pero no deja de tener mérito. Respetando a Marruecos, queremos estar en cuartos de final.

Es usted debutante. ¿El Mundial es como se lo imaginaba?

Sí, más o menos. Se nota que todo el mundo está pendiente, todo el mundo lo ve, todo el mundo te escribe por Whatsapp, todo el mundo ve todos los partidos…

¿Hay algo que le haya llamado la atención?

El día de Costa Rica, que me tocó prensa después del partido, hablé como con 50 periodistas, estuve media hora hablando, y eso yo no lo había vivido hasta ahora.

Leer :   ¿Por qué existe voluntad de votar en las municipales de Nicaragua?

¿Cómo va la adaptación a París y al PSG?

Muy bien. Vivo en el centro, porque aunque la ciudad deportiva está a las afueras, y tardo 40 minutos en llegar, tanto mi novia como yo preferimos quedarnos en el centro y disfrutar de la ciudad, poder salir a pasear o a cenar, antes que tener una casa más grande alejada del centro.

¿La gente le para por la calle?

Al principio no, pero últimamente me paran más. Yo creo que la gente no sigue mucho la Liga española, pero ahora que he empezado a jugar más, a marcar algún gol, sí me conocen cuando voy por la calle.

¿Cómo es entrar al vestuario y ver a Messi, Neymar y Mbappé?

Leer :   Mundial de Qatar 2022, últimas noticias en directo | España arrolla a Costa Rica y lidera su grupo | Mundial Qatar 2022

Pues en cuanto a lo personal, normal. Como a cualquiera: ‘Buenos días, buenos días’. En el campo, tenerles es una delicia, claro.

Pero hay que hablar de entrar en el ocho, no en el 11, porque ellos tres juegan siempre.

Son diferenciales los tres, tienen muchísima calidad, pero esas decisiones las toma el míster.

¿Es difícil par un futbolista dejar tu zona de confort?

Me lo pensé mucho, pero también soy decidido y cuando tomé la decisión de marcharme, lo hice con todas las consecuencias. Al principio, si me tocaba banquillo, asumirlo y trabajar en los entrenamientos. Ahora ya no quiero mirar atrás. Últimamente me preguntan mucho si querría volver. Me acabo de ir y voy a disfrutar muchísimo de estar en un equipo top de Europa.

Leer :   David Ferrer: "Alcaraz no es consciente de lo que ha conseguido"

Para seguir leyendo gratis