Netflix: los cambios que podrían venir

Estos han sido tiempos turbulentos para la plataforma Netflix en los últimos meses. El principal problema ha venido con una pérdida significativa de suscriptores a nivel mundial. En este hecho ha influido la situación mundial, pero también una cierta saturación del mercado con la competencia de las principales compañías, como HBO Max o Disney+, y la aparición de nuevas opciones, quizás más pequeñas pero que, al final, siguen siendo clientes. . a la empresa con sede en California.

Por otro lado, está la caída en el precio de Gran tecnología que se produjo este primer semestre y que afectó no solo a Netflix, sino también a valores como Tesla, Amazon o Google, entre otros. Desde hace unas semanas, parece que los gráficos CDF de plataformas de inversión, como NAGA, muestran una tendencia a la recuperación de estas empresas tecnológicas, incluida la transmisión.

Además, el magnate George Soros realizó una importante inversión cuando algunos de estos valores eran más bajos y el tiempo parece haberle dado la razón. Por ejemplo, el precio de Google del último mes parece indicar, tal y como muestra NAGA Trader, con algunos contratiempos (especialmente a finales de septiembre), un retorno paulatino, aunque lento, a sus valores anteriores. Y es que estas empresas se han mostrado sólidas, aunque parece que han requerido una actualización de su valor en bolsa.

Leer :   Las películas de Netflix que encabezan su top 10

Pero volviendo al caso de Netflix en concreto, su gran problema es la pérdida de estos suscriptores, que parece difícil de recuperar. Es por ello que la empresa está evaluando algunos cambios en su modelo de atención. Además de algunas iniciativas recientes, como la inclusión de videojuegos en su catálogo, con el fin de diferenciarse de sus competidores, las novedades más importantes vendrían en el apartado de tarifas y sus particularidades.

La aparición de nuevas opciones resta clientes a la empresa con sede en California.  (Unsplash)

En concreto, “la gran N” va a lanzar en noviembre una tarifa más económica que las actuales; eso sí, con algunas limitaciones. Por un lado, sería la inclusión de publicidad durante el visionado del contenido o, como lo han denominado, una adaptación de la “experiencia publicitaria”. Estos anuncios pretenden ser relevantes y poco intrusivos, pero poco más se sabe de ellos (cuántos o con qué duración en cada uno de los contenidos audiovisuales). Además, este anuncio no se podía omitir ni adelantar con los comandos que aparecen en la aplicación.

Por otro lado, para esta modalidad de suscripción se podían eliminar las descargas, algo muy apreciado por los usuarios para poder ver sus series o películas en cualquier momento, lejos del wifi, sin gastar datos extra en la factura de su móvil. Cabe señalar que esta información, más que un rumor, se debe a algunas filtraciones y declaraciones ambiguas de ciertos directivos de Netflix.

Estas medidas tendrían como objetivo ampliar el número de clientes ofreciendo un servicio más económico que pueda atraer a personas con menor poder adquisitivo o que quieran mantener la suscripción a varias plataformas sin incurrir en un coste muy elevado. Pero también hay que señalar que las críticas a Netflix no vienen solo por su precio. No son pocas las voces que aluden a la falta de calidad de su catálogo, frente a otras opciones como HBO Max y, aunque ha tenido algunos éxitos recientes, como el juego del calamar, La corona o Arcane, muchos usuarios siguen considerando que falta un poco más de músculo creativo en las producciones, claro que no en todas, que ponen a disposición de sus clientes.

Está por ver si vendrán más cambios, cómo se desarrollarán, cuál será la aceptación por parte de los clientes y si servirá, o no, a sus objetivos. Además de ver qué pasará con otras plataformas del sector, que también pueden verse afectadas por esta saturación del mercado. Por ahora su competidor más directo siempre fue considerado Amazon Prime Video, que contaba con muchos suscriptores que venían de otros servicios de Amazon, pero últimamente ha sido Disney+ quien ha estado a punto de quitarle el reinado a Netflix; eso sí, sumando también los clientes de Hulu y ESPN+.