Oportunidad o épica: cómo impacta el renunciamiento de Cristina a futuras candidaturas en el PJ de Mendoza

El peronismo mendocino vive en un encrucijada desde hace más de una década. Gobernado por el kirchnerismo, Cristina Fernández de Kirchner se transformó en su piso y su techo. Es su fuente de motivación y poder, pero también el ancla de frustraciones electorales. Aún a pesar de las diferencias, ningún dirigente se animó a cruzar la barrera de los límites que se imponen desde la conducción. Ahora, con Cristina condenada y con su “renunciamiento” a futuras candidaturas, las definiciones se aceleran y, en un primer vistazo, hay dos caminos que tensan: la oportunidad para “cortar el hilo” para los no kirchneristas y la reconstrucción de una épica para los fieles a los mandos del Instituto Patria. 

Leer :   Denuncian ocultación de información sobre el parque fotovoltaico de San Juan de la Mata

Justo el PJ mendocino está en un proceso de recambio de autoridades que, en realidad, no significa un nuevo rumbo. Flor Destéfanis -quien asume este martes la presidencia- viene con el apoyo de Anabel Fernández Sagasti y todo el kirchnerismo, pero con una mirada tibia del resto del peronismo. Ayer con la condena a Cristina las reacciones públicas no fueron tan eufóricas como en otros distritos.