Paraná estuvo muy bien representada

“El balance es súper positivo por la unión grupal que tuvimos los cinco y además tanto Marcos como Celeste cumplieron el sueño de debutar en la distancia Ironman y la verdad que lo hicieron de una manera excelente”, contó Alejandro Kunst y agregó: “Yo tenía un Ironman, el de Mar del Plata en el 2017 así que fue esta fue una experiencia diferente con otro clima. Acá tuvimos viento y mucho sol y mucho calor. Me sentí sumamente cómodo y la motivación de la gente de afuera no parece, pero influye muchísimo. Compartimos muchos kilómetros con mi novia, con Lea y con ellos. Fue muy especial este Ironman para mi”.

Kunst fue tercero en su categoría y más allá que los puestos no se buscan, se das y luego la alegría es gigante. “Realmente esto dice que hicimos las cosas bien. Faltaron algunos ajustes en los entrenamientos, para mi fue casual porque no fui a buscar ningún puesto ya que en una distancia larga nunca se sabe lo que puede pasar. Es ir a dar lo mejor y que salga lo que salga. Se dio una sorpresa muy grata”.

ironman parana 2.jpg

Juan Manuel Hernández

Finalmente Ale contó: “Ahora descansar, volver a entrenar de a poco y siempre apostando a las distancias largas como un ultra triatlón, un Ironman, vamos por ahí”.

Leer :   Ricardo Ten: "El Mundial me dará pistas de cara a París"

Por su parte Marcos habló de sus sensaciones luego de semejante estreno en la distancia. “La verdad que felicidad. Uno no sabe con qué se va a encontrar. Tenía la experiencia de dos Medio Ironman, pero esto no tiene nada que ver con la media distancia. Es totalmente otra cosa. Acá hay que estar muy fuerte de cabeza. Fue un trabajo grupal, de todos y por eso muy agradecido a toda la gente que nos viene acompañando en estos meses”, expresó y narró acto seguido: “Fue una carrera de mucha cabeza donde hay que estar bien en lo físico, si uno no está fuerte no se termina. Son muchas horas. Yo la hice en 11 horas 13 cuando buscaba las 12 horas así que muy contento porque se hizo sin parar y sin caminar. Muy feliz por cómo se dio la carrera”.

Finalmente María Celeste habló de lo suyo que también fue sublime. “Es una carrera que es imposible realizarla solo. Llegar es producto de un trabajo de equipo, de familia y amigos que colaboran en el antes, durante y después. A nivel personal es un gran desafío que puede ser comparado siempre con la vida. Me llevo 12 horas 37 minutos llegar a la meta y en esas casi 13 horas pasé por muchos estados, por pensamientos profundos y pensamientos simples, pero siempre en la lucha de la mente sobreponiéndose a la adversidad del agua, del frío, del calor o luchando contra el simple hecho de querer abandonar. Lo que nos fortalece el deporte nos sirve para la vida. Para esta carrera hice un largo proceso de entrenamientos de varios meses y sesiones de muchas horas sola sobre la bici en la ruta. Muchas “renuncias” que en el fondo implican gran autocontrol y al final nos produce mucha satisfacción su consecución”.

Leer :   Así actuó el descuartizador de l'Eixample tras el asesinato

“Agradecida siempre a quienes están detrás de estas copas que traje. Sigo pensando que son anecdóticas, porque lo importante y el gran desafío es llegar a la meta. Mi equipo es mi entrenador Alejandro Kunst y en ciclismo Alejandro Agusti, nutricionista Juli Ortenzi, en fuerza gimnasio No limits y mi médico deportólogo guía Néstor Lódolo”, cerró María Celeste.