Pedagogía y contrapedagogía de la crueldad – Revista Metro a la medida de Cartagena – Noticias de Cartagena de Indias, Bolívar y Colombia

Por Mercedes Posada Meola*

Inventaste un sueño donde yo soy tu dueño, tu mundo y tu solCarlos Mata, galán y cantante de telenovelas venezolanas de los 80, respondió a la pregunta que tituló la canción de la telenovela Topacio: ‘¿Por eso quiero?“.

De muy joven cantaba esta canción con un llanto de dolor y vibraba con el amor sufrido entre Topacio y Jorge Luis. Topacio era una niña pobre y ciega, pero hermosa, delicada, frágil, muy conforme al modelo de pureza y sumisión establecido en el orden patriarcal desde los tiempos de Adán y Eva. Topaz fue violada por un hombre desfigurado que se sintió responsable de su vida por haberla salvado de un incendio. Topacio en realidad amaba a Jorge Luis, un joven apuesto y rico que, como dice la canción, la amaba porque ella le dio la libertad de elegir su vida en nombre del amor. “soy tuyo jorge luis‘ le dijo ella en repetidos diálogos y él la besó.

Leer :   Federer y Nadal, o todo lo que dice (y esconde) una foto

El amor, con sus representaciones hegemónicas, ha implicado una relación de poder entre los sexos, y los signos de ese poder son diferentes para hombres y mujeres y para personas fuera de la dicotomía normativa. “soy un hombrePedro Luis le gritaba a Leonela mientras la violaba en venganza por su discusión con su novio. Leonela perdonó a Pedro Luis no solo por la violación, sino también por varias infidelidades, abusos y malos tratos. “Pero Pedro Luis era un violador arrepentido‘ confirmó su guionista Delia Fiallo en una entrevista.

El romanticismo, dice Rosa Cobo, no fue un buen movimiento para las mujeres. Fue una especie de opio que naturalizó formas explícitas y sutiles de violencia detrás del mito del amor romántico, ampliamente justificado en la literatura, las telenovelas, las canciones, las películas, las escrituras y muchas instituciones productoras.

Leer :   Dan Lin no será el "Kevin Feige" de las películas de superhéroes de DC

Pero la realidad, siempre deshumanizada, triunfa sobre la ficción. Las violaciones y diversas formas de violencia no se produjeron únicamente en las pantallas de televisión y cine. En las horas más oscuras del conflicto armado en Colombia, muchas mujeres y personas de diferentes orientaciones sexuales sufrieron en sus cuerpos la carga desalmada de lo que Rita Segato “Pedagogía de la crueldad“. Pedagogías de la Crueldad se refieren a “todas las acciones y prácticas que enseñan, acostumbran y programan a los sujetos para transformar lo vivo y su vitalidad en cosas“. Ejemplos reales de estas prácticas están registrados en las crónicas del Centro Nacional de Memoria Histórica Expropiar el cuerpo y Aniquilar la diferencia. La lectura de estas historias de dolor y violencia desnuda podría ayudar a comprender la importancia del enfoque de género en los acuerdos de paz para sanar, en lo posible, el dolor físico y emocional de las víctimas.

Leer :   referencia estatal en animación y videojuegos

El 25 de noviembre de 1960, las hermanas Patria, María y Minerva Mirabal fueron asesinadas en República Dominicana por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo tras cuestionar los abusos del gobierno. Las integrantes del movimiento de mujeres de ese país, hartas de denunciar el alto índice de violencia contra las mujeres, pusieron esta fecha en un calendario llamando a la acción contra la violencia de género, que luego fue aceptado por la ONU para convertir este día en el Día Internacional. para declarar la eliminación de la violencia contra la mujer. Hace apenas tres días, una niña fue abusada por tres turistas extranjeros en Cartagena.

Leer :   El gobierno del estado destaca el trabajo realizado en el sector cultural durante esta legislatura y felicita a los galardonados con las medallas de la cultura

En este momento, muchas mujeres viven con sus abusadores. La explotación sexual de mujeres y cuerpos feminizados se está extendiendo por todo el mundo; Los agresores y acosadores están en el aire: en los autobuses, en el trabajo, en las discotecas, en todos los espacios sociales. Pero la lucha por nuestra dignidad y nuestros derechos lleva más de 300 años y nadie la detendrá. Hoy vamos a manifestarnos en Cartagena y en todos los rincones del mundo para exigir el fin de la violencia contra nosotros. Y saberlo: “Si tocan a uno, todos reaccionamos.“.

PD No nos olvidamos de Alexandrith Sarmiento. Se la llevaron viva y la queremos viva.

Leer :   La tristeza tiñe la Semana de la Moda de Londres

* Director del Programa de Comunicación Social de la Universidad Técnica de Bolívar. Las opiniones vertidas por el columnista no ponen en peligro a la UTB ni a sus directivos.

.