Pico Tv y la historia del ‘payaso maldito’ John Wayne Gacy Netflix | OPINIÓN

Este búho quedó impresionado por el documental de Netflix ‘Conversaciones con un asesino: las cintas de John Wayne Gacy’, también llamado el ‘Payaso maldito’. El director es el destacado Joe Berlinger, que nos sorprendió con su documental ‘The Ted Bundy Tapes’, otro sanguinario asesino en serie.

LEE TAMBIÉN: Nayib Bukele, un presidente en guerra contra las maras

Ahora nos aterroriza con la historia de Gacy. Como siempre, su base de apoyo y la que le da credibilidad al documental es que se basa en las grabaciones de los diálogos que el criminal mantuvo con su abogado defensor, los detectives que lo arrestaron y el fiscal que lo acusó. En la cinta, el psicópata muestra sangre fría total y no se arrepiente. Este sujeto pasó toda la década de los setenta asesinando jóvenes a los que enterraba debajo de su casa o arrojaba al río.

Leer :   Netflix augura el fin de la televisión convencional "en los próximos cinco o diez años"

Oficialmente había 33 restos de cuerpos recuperados por la policía en un doloroso desalojo de tierra que mantuvo en estupor a toda Norteamérica y el mundo.o. Gacy era considerado un buen vecino, un ciudadano modelo que llegó a ser líder del Partido Demócrata en Chicago, donde incluso participó en reuniones donde se fotografió con el presidente Jimmy Carter y su esposa Rosalyn.

Era un contribuyente a las arcas del partido ya que era un próspero empresario de la construcción. Precisamente varios de sus trabajadores, que no superaban los veinte años, figuraban entre sus víctimas. Por lo general, estaba en su automóvil recogiendo jóvenes en los “barrios de luz roja” de Chicago, pero también jóvenes viajeros en las terminales de autobuses. En ese momento era común hacer ‘autostop’ y Gacy estaba allí, lista para darles ‘un pequeño tirón al más allá’. Su ‘modus operandi’ era llevarlas a su casa, allí les daba de beber y les proponía jugar al ‘juego de las esposas’. Primero el asesino le puso las esposas y fingió que salirse de ellas era fácil.

“Tenía antecedentes penales muy graves por abusar de una menor”

Luego fue el turno del niño, quien con confianza se las puso, pero no se pudieron abrir. Así, inmovilizados, los amordazó, violó y estranguló y luego enterró sus cuerpos debajo de su casa. Lo más sorprendente es que en las reuniones políticas para recaudar fondos se puso su disfraz de payaso llamado ‘Pogo’. Después de Gacy, ya nadie miraba igual a los payasos. Incluso el gran novelista de misterio Stephen King se inspiró en él para crear una de sus historias más aterradoras.la de un payaso que asesina niños: ‘It’ (‘Eso’), que se llevó al cine con gran éxito de taquilla.

Lo más increíble es que este ciudadano supuestamente ejemplar tenía antecedentes penales muy graves por abusar de una menor. Todo sucedió cuando se graduó de la escuela de negocios y se mudó a Springfield, Illinois. Allí conoció a su primera esposa, Marlynn Myers, con quien se casó en 1964, y quien trabajaba como supervisora ​​en una fábrica de calzado. Pero su esposa lo convenció de mudarse a Waterloo, Iowa, donde su familia tenía un restaurante.

John estuvo de acuerdo con la condición de que lo dejaran ser gerente. En 1967 cruzó la línea. Llevó a Donald Voorhees, de 15 años, a su casa y lo obligó a practicarle sexo oral. La adolescente denunció el abuso y fue condenada a diez años de prisión. Pero salió en dos obteniendo la libertad condicional. Cuando ella se fue, su petición de divorcio lo estaba esperando. Regresó a Chicago, donde fundó una empresa de construcción y le fue lo suficientemente bien en el negocio como para comprar una casa en un suburbio.

También se comprometió con un viejo amigo de la escuela que tenía dos hijas y se mudaron juntos. El monstruo no tardó mucho en salir a buscar víctimas de nuevo. Pero uno en particular provocaría el final de su carrera asesina. El documental muestra el caso de Ron Piets, desaparecido en 1978 del minimarket donde trabajaba. Una compañera de trabajo estaba presente cuando su amiga se fue para hablar con un contratista. Nunca más se la volvió a ver.

Ella también testifica 43 años después. Y su testimonio fue fundamental. Los detectives localizaron al ‘contratista’, que resultó ser John Wayne Gacy. Estados Unidos se sorprendió cuando confesó sus crímenes: 33 y seguramente algunos más, dijo con cinismo el ‘payaso maldito’. Fue condenado a muerte en 1980 y cuatro años después le aplicaron una inyección letal. Sus últimas palabras fueron dirigidas a las personas que estaban de fiesta fuera de la prisión: “¡Bésame el trasero!” Apago la televisión.

VÍDEO RECOMENDADO

remolque de "ajetreo"
Tráiler de ‘Hustle’, la película de Adam Sandler en Netflix

TE PUEDE INTERESAR

Pedro Castillo, Juan Silva, María del Carmen Alva y más en ‘Pastillazos’ de El Búho

Valientes fiscales en la mira de las mafias

Qatar y las exigencias draconianas del estado musulmán