¿Por qué los españoles siguen arruinando el arte en las iglesias?

Este verano se cumplen 10 años desde que se pintó o, técnicamente, se repintó la obra de arte más famosa del siglo XXI. Fue la imagen que provocó miles de memes en línea en agosto de 2012 después de que llamó la atención del mundo. Me refiero, por supuesto, a Ecce Homo, un fresco ‘restaurado’ de 1930 que representa a Cristo coronado de espinas.

Fundado en la iglesia Santuario de Misericordia en el pequeño pueblo de Borja en el noreste de España, el original fue obra del estimado pintor valenciano Elías García Martínez. Sufriendo por décadas de humedad y depósitos de sal, necesitaba urgentemente una reparación. Aunque tal vez no sea el tipo de reparación que está realizando la artista y feligresa local, Cecilia Giménez.

Leer :   “Quiero capturar el amor”: la intimidad de las fotografías de Jamel Shabazz | fotografía

El trabajo fallido del hombre de 80 años dejó a Ecce Homo sin el aspecto que tenía antes, un hecho que pronto lo convirtió en una sensación mediática internacional. El diario francés Le Monde abrió la historia con un titular simple: “Holy S–t”. Otros observadores, tanto en los principales medios como en las redes sociales, comentaron que el tema se parecía más al Salvador, lo que llevó al apodo “Ecce Mono” (en una mezcla de latín y español, “He aquí el mono”).

En los 10 años desde que Giménez saltó a la fama, ha habido muchos otros casos de restauraciones españolas que salieron mal y hicieron reír al mundo. La última moda llegó hace unas semanas cuando un artista local, Jesús Cees, decidió animar el austero interior de una remota capilla de 600 años de antigüedad en las montañas de la Costa Blanca. Pintó una serie de coloridos murales en las paredes interiores vacías, a pesar de que pidió permiso y se lo negaron.

Leer :   Christopher Wool sobre lo que le devolvió la vida a un 'Sunday Painter'

En 2018, la Asociación Profesional de Restauradores y Conservadores de España (más conocida por sus siglas Acre) emitió un comunicado tratando de detener la podredumbre, afirmando: “No podemos tolerar más ataques a nuestro patrimonio cultural solos”. sorprendentes intentos de conservación de alto perfil. El primero fue sobre una escultura tiznada de hollín del siglo XVI de San Jorge a caballo en la Iglesia de San Miguel de Estella en Navarra, repintada por un maestro de oficio; El santo recibió un cambio de imagen caricaturesco que generó comparaciones con Tintín. Unos meses más tarde, la atención se desplazó hacia el oeste a un santuario en una aldea de Asturias y una talla en madera del siglo XV de la Virgen y Santa Ana con el niño Jesús; un estanco había creído apropiado no solo pintarlo en colores neón brillantes, sino también aplicar lápiz labial y delineador de ojos.

Leer :   Tauro HOY - Horóscopo diario del sábado 2 de julio de 2022 - Tarotistas y Vidente