¿Qué estás dispuesto a hacer? – El Magallánico

En algún momento deja de tratarse tanto de lo que quieres, y cobra relevancia lo que estás dispuesto a hacer.

Hay distintas cosas a las que le damos valor cuando se trata de alcanzar nuestras metas, como puede ser la motivación, la fuerza de voluntad, nuestro carácter o temperamento, etc.

Pero el tema es que para ello muchas veces lo importante es tener una charla genuina y sincera con nosotros, donde además de plantearnos lo que queremos, y los motivos, tenemos que enfrentarnos a la realidad respecto de lo que estamos dispuestos a sacrificar, o con lo que vamos a tener que lidiar, incluso si no es del todo agradable.

Leer :   Cultura en Barrios. "Malena quiere volar"

Esto se ve mejor en panoramas un poco más estrictos, como por ejemplo, si quiero estar un poco más saludable y hacer ejercicio, quizás basta con salir a caminar diariamente; pero si quiero competir, tendré que centrarme en hacer distintos tipos de régimen, rutinas mas intensas, y todo lo que conlleva.

No importa el grado de complejidad, va a tener ciertos sacrificios, y es bueno saber si estamos dispuestos a hacerlo, por lo que realmente importa, nosotros mismos.

Es bueno saber que todo es alcanzable en la vida, la única diferencia radica en si estas dispuesto o no a hacer todo lo que se necesita para ello, y si están dispuestos a tomarse el tiempo necesario. Esto es algo importante igual, si te planteo, ¿Puedes aprender a dibujar este mes? Es una tarea muy compleja, ahora si la propuesta es, ¿Puedo aprender a dibujar en dos años, trabajando diariamente para ello? Se vuelve rápidamente más realizable, pues dejamos de poner excusas como la falta de talento u otras cosas que no tienen que ver con alcanzar una meta.

Leer :   Un iPhone que “esquiva” accidentes y otros clics tecnológicos - Ciencia

Todo esto lo planteo para que vean que tenemos control sobre nuestras metas, pero hay que usarlo a consciencia y claridad para poder usarlo a nuestro favor. Algunos pasos para ello son:

1. Identifica lo que realmente quieres: Hay que rebelarse muchas veces contra los ideales sociales, familiares, de los amigos, las instituciones, etc. Es nuestra vida, por lo que nos toca decidir a nosotros, y escuchar a los que les damos el valor y permiso para opinar con argumentos.

2. Comprométete: Una de las personas a las que más fácil le mentimos es a nosotros mismos, pues es fácil poner excusas para evitar hacer algo, cuando eso debiese ser algo sagrado. Si te comprometes a lo que sea, hazlo, y demuéstrate respeto con ello.

Leer :   El Celta es lo que necesitaba, venir aqu ha sido todo un acierto

3. Divide la tarea en otras más pequeñas: El estar consiente de lo que estas dispuesto a hacer se construye, si no camino nada seguramente no estaré dispuesto a trotar, pero si todos los días camino, será mucho más aceptable el siguiente paso. Por esto es que debemos generar pequeños pasos a nuestro ritmo de forma constante, para construir conscientemente mejores condiciones para llegar a nuestras metas.

Finalmente, algo importante, tómense su tiempo y sigan su ritmo, pero esto no significa tomarlo como una de las grandes mentiras que nos decimos, “parto el lunes”, no. Seguir nuestro ritmo implica avanzar desde ahora, pero con tareas que podamos manejar, y con las cuales nos demostramos que nuestras metas y nuestra palabra personal, valen.

Leer :   “En el Parque Central nunca perdí”, dijo Saralegui, quien explicó qué pasó con su cigarro

Por David Fuenzalida C., Psicólogo, Especialista en Terapia Sistémica Centrado en Soluciones.

Print Friendly, PDF & Email