Qué ver en Netflix | De qué trata Diario de un gigoló

El actor Jesús Castro. / RC

Los tíos buenos están de moda en la pantalla. Barras de chocolate para todos los gustos

palo rosa

No sé qué tendrán los macizos que están de moda en la pantalla. Pues si ya se, que mi sirvienta es un publico objetivo y a ella tambien le gustan los guapos, jovenes y apolonianos. El caso es que si ‘American Gigolo’, el clásico de Paul Schrader, llegó a Filmin a finales de agosto, desde principios de septiembre podemos ver ‘Buena suerte, Leo Grande’ en Movistar Plus+ y ‘Diario de un gigoló’. en Netflix Barras de chocolate para todos los gustos.

Leer :   La nueva película británica de Netflix

Jesús Castro interpreta a Emanuel, un nombre con connotaciones eróticas desde la película de Sylvia Kristel. Emanuel es un chico que arrastra un pasado de miseria y dolor del que solo puede salir ejerciendo de escort (no pensemos que se dedica a la prostitución por placer). Trabaja para Minou, la madama que lo acogió de adolescente y que le proporciona aventuras con mujeres maduras, tan ricas y retocadas que la serie oscila entre las fichas de pacientes de un cirujano plástico y un catálogo de La Perla.

Entre todas las relaciones con sus clientes destaca la que mantiene con Ana, estereotipo de burguesa insatisfecha y madre de Julia, otro cliché, el de la artista adolescente torturada. Para sacarla de su tristeza y aumentar su autoestima, a Ana no se le ocurre otra cosa que pedirle al chico bueno que seduzca a su hija (!). Pero Emanuel se enamora de Julia y “rompe la regla de oro de su profesión: no te enamores de ella” (!!). Voy a extrañar los paréntesis y las exclamaciones.

Leer :   Netflix: Belleza es un fallido homenaje a la figura de Whitney Houston

Como si eso no fuera suficiente, Emanuel es acusado de un asesinato que no cometió. Sí, como Richard Gere en ‘American Gigolo’. Y sí, también conduce un descapotable negro, pero ese es el parecido. Porque no es que Castro no sea Gere, es que aun cuando se luce no desprende ni un ápice del magnetismo que desplegaba el norteamericano con solo caminar por las calles de Los Ángeles con una campera de Armani al hombro. Castro tampoco tiene el dulce encanto de Daryl McCormack, el compañero de Emma Thompson en ‘Good Luck Big Leo’. Y no es que sus ojos azules, su mirada y sus abdominales te dejen indiferente; es que despista ese extraño acento que tiene, como Josema Yuste imitando a María José Cantudo diciendo «Mexicos», y con el que tiene que susurrar frases supuestamente intensas y cautivadoras al oído de señoras maduras. Porque eso es lo que se supone que nos debe gustar.

Leer :   Kantar Ibope Media trae a la Argentina la medición de Netflix, Disney+ y demás (ahora cada quien tendrá su rating)

Con este punto de partida, la serie se convierte en una mezcla de erotismo y suspenso en la que se entrecruzan tramas menores, como problemas de adicciones, celos, luchas de poder e intrigas farmacéuticas. Amena, tiene fondo y forma de telenovela, que por algo es una coproducción entre Argentina y México para Telemundo.

Está disponible en Netflix.

Leave a Comment