Sebastian Koch | Listín Diario

“La vida de los otros” (2006) además de su aclamada cinematografía, fue un fenómeno popular de repercución. Su protagonista, Sebastian Koch, devino en símbolo de libertad y transparencia del escritor en una sociedad totalitaria. Sin el menor escrúpulo, sus espías colocaron dispositivos de audio dentro de su casa. Así conocían no solo sus visitas, entrevistas y reuniones secretas, sino también su vida íntima. Un tremendo guion ilustra este drama donde sale a la luz la naturaleza persecutoria oficialista del aparato de la “Seguridad del Estado”.

“La vida de los otros” proyectó a este actor. Después, aparece en “El libro negro” (en el propio año 2006) “Puente de espías (2015) “La chica danesa” (2015) y “Don’t look away” (2018). Esta última cinta, no tan efectiva como la primera, registra el desdoblamiento del actor bajo el ropaje de un médico “pícaro con suerte” que supo estar en el lugar adecuado y a la hora precisa.

Leer :   Es el turno de Bolivia

“Don’t look away” (“Obra sin autor”), a diferencia de “La vida de los otros” explora el tema del arte y del artista en sociedades y mercados tan disímiles y complejos como el socialista y el capitalista.

Es una película de bemoles, toca temas no convencionales, no todos con la misma fuerza expresiva. Sin embargo, no quiere esto decir que estemos frente a un subproducto. Por el contrario, su perfecta ambientación, decorados, escenografía, locaciones, fotografía y estrategia dramática la convierten en una pieza eficaz. Conmueve a flor de piel y carece de ese electrizante devaneo cultural del joven disidente frente a las diversas maquinarias clasistas y comerciales donde se mueve. Tal vez lo más llamativo sea el triángulo actoral de Kock, Schilling y Beer, muy metidos dentro de sus contextos y personalidades. Poseen la planicie clásica del cine político donde todo contacto con la reflexión carece de interacción dentro del guion.

Leer :   El siniestro drama en torno a las relaciones tóxicas que está siendo furor en Netflix

El director de esta cinta y de “La vida de los otros”, Henckel von Donnersmarck apuntó a la manada de aves que surcaban el cielo y acertó a un buen ejemplar. Lástima que no fuera el más codiciado.

Ficha técnica:

Título: Don’t Look away. País: Alemania. Año: 2018. Duración: 188 minutos. Dirección y guion: Florian Henckel von Donnersmarck. Reparto: Sebastian Koch, Tom Schilling, Paula Beer y Rainer Boch. Premios: Nominada a los Oscar y Globos de Oro, Festival de Venecia: Selección Oficial. Sinopsis: Un oscuro oficial nazi que ejerce la medicina encuentra una tabla de salvación al final del régimen fascista. En la extinta RDA hace carrera. Pero no imagina que su hija sostiene una relación con un joven pintor disidente formado en la escuela del realismo socialista.

Leer :   Tendencias, demanda y oportunidades de negocio del mercado mundial de La Película de sellado para Microplacas

Leave a Comment