Shtisel: una joya perdida dentro de NETFLIX

Hace una semana una compañera de entrenamiento me comentó que vio la miniserie Little Ortodoxos –Unorthodox- (Netflix) y quedó fascinada. Le dije que si le interesaba seguir con ese universo dramático, viera Shtisel, que también está en Netflix. Ayer nos volvimos a encontrar y me dijo: “Empecé a ver a Shtisel, como me sugeriste, pero lo dejé a los veinte minutos, porque es muy lenta y aburrida”. Regresé a casa pensando en el concepto de lentitud que surge de una crítica. Si algo nos parece lento porque no hay acción dramática, o el conflicto tarda en desarrollarse, o no hay grandes puntos de inflexión, o el uso de la música no es del estilo “energizante o lacrimógeno”, o abusa el desarrollo temporal de los planos o si simplemente la percepción serial ha logrado su objetivo y no podemos darnos el tiempo de entrar en el ritual y lograr una experiencia de espera con paciencia y confianza en la espera. Finalmente pensé que Shtisel tiene aún más valor del que yo le di y recordé la frase de William Dean Bowells: “La gente nace y se casa, vive y muere en medio de un tumulto tan frenético que uno pensaría que se volverían locos. “

Leer :   Entergalactic, de Kid Cudi - Reseña - Netflix

Si Little Ortodoxos –Unorthodox- (estrenada en 2020), otra serie que retrata la vida de los judíos ortodoxos (en este caso de una comunidad Satmar en Williamsburg, Nueva York) narra el rincón más oscuro de ese tipo de vida, Shtisel retrata el lado más brillante . La gran diferencia entre ambos es que Unorthodox narra épicamente el camino de una joven, Esty (Shira Haas), que quiere escapar de su comunidad ultraortodoxa, y Shtisel nunca cuestiona su sentido de pertenencia por más conflictos que afloramiento.

La similitud entre ambas series es que comparten a la actriz Shira Haas de 25 años. Su personaje en Shtisel, Ruchama (Ruchami) Weiss, es la nieta de Shulem. Una adolescente que cuida mucho a sus hermanos menores para ayudar a su madre Giti (Neta Riskin). Ruchami sufre por amor, y también por las actitudes irresponsables de su padre Lipa (Zohar Shtrauss). Al entrar en el mundo de los adultos, reflexiona: “A veces me pregunto por qué las personas que amamos son las que más nos lastiman”.

Leer :   ¿Cuál es la aplicación "peligrosa" de la que todo el mundo habla?

La primera temporada de Shtisel, que consta de 12 episodios de una hora, se emitió por primera vez en Israel en 2013, la segunda llegó en 2015, pero todo cambió cuando la serie aterrizó en Netflix en 2018. Las dos primeras temporadas de Shtisel tienen 12 capítulos cada una. , pero el éxito que traspasó las fronteras de Israel llegó después, cuando Netflix multiplicó las películas y series que retratan el mundo de los judíos ultraortodoxos: desde los documentales estadounidenses One of Us (Heidi Ewing y Rachel Grady, 2017) y Menashe (Josua Z. Weinstein, 2017) hasta la exitosa miniserie Unorthodox –Unhortodox-, pasando por producciones israelíes que, aunque no hablan de la comunidad, comparten el idioma hebreo y/o yiddish (Fauna, Maktub). En 2020, en medio de una pandemia, Netflix finalmente produjo una tercera temporada de 10 episodios que se estrenó en 2021.

Leer :   Tamara Falcó debería mostrar su Tapiès en Netflix-NIUS

Shtisel se vuelve internacional porque nos adentra en temas universales: personas que enfrentan la angustia de un duelo, el sufrimiento de un amor imposible, el miedo al qué dirán, la tristeza de una crisis matrimonial, el pánico de estar solos.

La serie cuenta la historia de cuatro generaciones de una familia judía haredi que vive en el barrio ultraortodoxo de Geula en Jerusalén. El eje central gira en torno al patriarca, el rabino Shulem Shtisel, recientemente viudo, y su hijo menor, Akiva. Por primera vez se retrata a una familia ultraortodoxa que gusta de su propia forma de vida, que ama a sus hijos y nietos, donde cada uno tiene problemas de vida normales independientemente de sus creencias y tradiciones. Un hijo único que no encuentra pareja, un viudo que recuerda a su difunta esposa, los problemas maritales de la hija mayor, la abuela que acaba de mudarse a una residencia de ancianos y tiene por primera vez un televisor. La vida que pasa, nada tan simple, nada tan poderoso.

Leer :   Ranking Netflix: las películas preferidas este día por el público colombiano

La religión no tiene un papel central sino que es, más bien, parte del entorno. Lo impregna todo pero no se discute, simplemente está ahí.

Así, ningún personaje bebe agua sin antes decir una bendición, nadie entra a una habitación sin besar la mezuzá que está en el marco de la puerta e incluso, por momentos, se ve lo difícil que les resulta someterse a algunas de sus propias leyes. , humanizándolos aún más.

Shtisel observa a los personajes sin juzgar y luego deja reflexionar al espectador sobre los lazos familiares, la búsqueda del amor, las relaciones entre los vivos y la memoria de los muertos.

¿Es lento? En 1982, Larry Dossey, un médico estadounidense, acuñó el término “enfermedad del tiempo” para describir la creencia obsesiva de que “el tiempo se acaba, no hay suficiente y tenemos que pedalear cada vez más rápido para seguirle el ritmo”. ” . ¿Sufrimos de la enfermedad del tiempo? ¿Pertenecemos al mismo culto a la velocidad?

Leer :   Estrenos de Netflix en octubre de 2022: novedades

Shtisel es una joya que se toma su tiempo, nos dice que todos buscamos vivir en equilibrio con la memoria, el presente y lo que esperamos ser. Así es como lo cotidiano se vuelve extraordinario y así es también como se logra lo inimaginable, que empaticemos con los judíos ultraortodoxos y que los haredi vean televisión.

No olvidemos quién ganó la carrera entre la tortuga y la liebre.