Sobrevivir a la corrupción y a la contaminación en Venezuela

“Bajo el relámpago silente del Catatumbo, hay un pueblo de agua llamado Congo Mirador, al sur del Lago de Maracaibo, el mayor yacimiento de petróleo en Venezuela. Allí, la gente se prepara para las elecciones parlamentarias. Para la líder chavista del pueblo, Tamara, cada voto cuenta y hace todo para obtenerlos. Para Natalie, tímidamente de oposición, la política es un arma para sacarla de su trabajo de maestra. Mientras la pequeña Yoaini, ve cómo su comunidad se enloda en la creciente sedimentación y así como su niñez se disuelven”, señala la sinopsis de la película dirigida por la realizadora venezolana Anabel Rodríguez Ríos. 

Leer :   Grandes estrenos nacionales en las pantallas del INCAA

La ópera prima de la cineasta, que explora la respuesta a esta pregunta ¿Cómo un pueblito de pescadores puede sobrevivir a la corrupción, la contaminación y la devastación política?, se proyectará en Madrid esta semana en conmemoración del aniversario número 30 de Casa de América. 

En entrevista divulgada por el consorcio público, Anabel Rodríguez Ríos aseguró que la cinta es un reflejo de lo que le ha pasado al pueblo venezolano desde una perspectiva socio política.  “Se refleja la división de la sociedad, y por otro lado, tremendamente paradójico, que la gente que vive en el lago Maracaibo, que es el sitio de donde ha salido el petróleo para el sistema completo, está viviendo las consecuencias de lo que significa estar en un sitio muy contaminado en tiempos de cambio climático”, explicó. 

Leer :   'The Talisman' de Stephen King, en desarrollo para Upside Down Pictures

La experiencia, según menciona, le ha cambiado la vida como persona y como profesional. “Es una experiencia que es dura por un lado, es compleja y porque allí tienes muchos tipos de gente con las que estás lidiando, tienes a los que llaman los piratas del lago, están los pescadores, hay gente que es muy amable, pero por  otro lado puedes tener paramilitares. Fue una gran experiencia para aprender a sentarse en una mesa Dios y el diablo juntos y compartir un tiempo allí”, menciona sobre la producción que ha durado cinco años en total. 

La cinta “Érase una vez en Venezuela” se estrenó a nivel mundial en el Festival de Cine de Sundance y se convirtió en el primer documental venezolano  en participar de este reconocido certamen. 

Leer :   Pedro Almodóvar rodará con Ethan Hawke y Pedro Pascal

Además de haber sido proyectado en otros festivales de Estados Unidos, como Tribeca y CPH DOX, y formar parte de la selección oficial del Festival de Málaga,  la producción de Rodríguez Ríos fue seleccionada para representar a Venezuela en la candidatura a los Premios Oscar como Mejor Documental.

La ópera prima de Rodríguez Ríos ha ganado el premio a “Mejor película”  en el Festival de Cine Euganes 2021, y el “Premio Coral Especial del Jurado” en el Festival de Cine de  La Habana, uno de los más antiguos de Latinoamérica. 

Leave a Comment