“Solo hay un gran amor y el mío fue Steve McQueen”

Esta menuda bailarina de 90 años ha venido a Catalunya en busca de la familia de su abuelo materno, Josep Salvador, nacido en Calella. Pero no acaba ahí el interés genealógico de Neile Adams (Manila, 1932). La primera esposa del actor Steve McQueen, con quien formó, según la revista ‘Life’, “la pareja más poderosa de Hollywood” de los 60, también es hija del terrateniente José Arrastia, el abuelo de Isabel Preysler. (Hay que seguir leyendo para saber el intríngulis).  

¿Cómo conoció a Steve McQueen?

Fue en 1956. Yo era una bailarina con cierto prestigio, salía de ensayar en el Carnegie Hall para ir a un estreno y choqué con él. “Eres muy guapa”, me dijo. “Tú también”, le contesté. Al salir del estreno, me esperaba con su moto. “¿Te da miedo montar?”, me preguntó. “No tienes qué temer, yo siempre cuidaré de ti”.

Leer :   Películas entretenidas para festejar a papá

Guau. Se casaron a los cuatro meses.

Lo tuve claro, a diferencia de mi mamá, que le pareció “un salvaje” y, pasado el tiempo, me dijo: “Los hombres famosos no saben contenerse”. Y así fue. Yo no las veía, pero sabía que estaban. Tuvimos un momento terrible. Quise igualarle y tuve un ‘affaire’ con Maximilian Schell y, cuando se lo conté, reaccionó mal. Por entonces consumía demasiadas drogas.

“Sharon Tate le invitó a una fiesta, de camino conoció a una chica y no fue. Se libró de Charles Manson”

Eso no estuvo a punto de matarle, sino Charles Manson.

Cuando ya teníamos problemas, Sharon Tate le invitó a una fiesta en su casa. Steve me preguntó si quería acompañarle y le dije que no me apetecía. Él llegó sobre las tres de la madrugada con un aspecto lamentable. Lo bañé y lo acosté. Y a las 8 de la mañana llamó su asistente para que pusiera las noticias: Charles Manson había asesinado a Sharon y a otras cuatro personas. Resultó que, de camino, había ligado con una chica y no fue.

Leer :   RESEÑA | El teléfono negro: línea muerta al suspenso

¿Cómo lo aguantaba?

Sentía que tenía que cuidarle.

Aun así, puso el punto final. 

Llegó a darme miedo, pero siempre cuidó de mí y de nuestros hijos, Chad y Terry. Seguimos manteniendo una relación. Cuando se estaba divorciando de Ali MacGraw, se mudó al Hotel Beverly Wilshire y allí me dijo que quería volver conmigo.

De alguna manera, usted cimentó su carrera.

Cuando nos conocimos yo era la que tenía agencia y mánager. Les pedí que le dieran trabajo. También era la que evaluaba los guiones –a él no le gustaba leer otra cosa que no fueran revistas de motor– y le hacía las sinopsis. Creo que solo leyó –y descartó– el de ‘Dos en la carretera’, porque no entendí lo que quería Stanley Donen.

También le recomendó que se abriera la camisa en las escenas.

Sí, sí. Ya ve. No era celosa.

¿Es cierto que él no quería compartir escenas con Paul Newman?

Era una broma privada entre ellos. Paul era un muy buen amigo. Incluso le recomendó dejar la serie ‘Se busca vivo o muerto’ porque empañaba su carrera cinematográfica. 

Para usted, ¿cuál es su mejor película?

‘El caso de Thomas Crown’, sin duda.

¿Y de él , qué le gustaba?

Era muy guapo y brillante. Y tenía una vulnerabilidad que compartíamos: creció sin padres, como yo. Yo tenía madre, aunque era una estrella de la danza que siempre estaba fuera y tenía sus novios. A mi papá nunca le vi.

¿Por qué?

Mi madre conoció a mi padre en Manila y se enamoraron, pero descubrió que ya estaba casado [con Teodorica Reinares] y tenía más hijas en la otra parte de Manila. 

Una era Beatriz Arrastia, la madre de Isabel Preysler. ¿Queda con su ‘sobrina’?

Nunca. Ni la quiero ver. Me hizo bastante daño.

¿Daño?

Cuando mi hija Terry falleció, a los 38 años, a consecuencia de un trasplante de riñón, la revista ‘¡Hola!’ vino a hacerme una entrevista y ella vetó su publicación.

Bueno, ella no ha tenido ‘flirts’ con James Dean, Marlon Brando, James Garner…

Leer :   Conoce los estrenos de Netflix en agosto 2022 | Video | nnda nnlt | ESPECTACULOS

[Ríe] Eso fue antes de Steve. Éramos muy libres entonces. Vivíamos columpiándonos en las lámparas. Fueron relaciones cortas pero intensas. Con Dean pasé la noche de un sábado y con Brando, que era un hombre muy extraño, también fue un noche nada más.

“Cuando estaba a punto de morir, me dijo: “Lo siento, no pude mantener la bragueta cerrada, pero siempre fuiste tú”

Ya no existe aquel ‘star system’.

¡La última estrella es Tom Cruise! El resto no vale nada. El ‘streaming’ ha acabado con el Hollywood que yo viví.  

¿Existió otro amor?

Me casé con el publicista político Alvin Toffel, pero fuimos más amigos que amantes. Solo hay un gran amor y el mío fue Steve. 

Leer :   Cines de verano a 21 grados (o más)

Noticias relacionadas

Hermoso, después de todo.

Cuando se estaba muriendo, a causa del cáncer de pulmón, me dijo: “Lo siento Neile, no pude mantener la bragueta cerrada, pero siempre fuiste tú”.

Leave a Comment