“Soy un hombre amoroso, pero nunca nostálgico”: Efraim Medina

Efraim Medina regresa a Colombia recargado de amor, sexo y música. Vuelve el más sexy e ingenioso artista caribeño para presentarnos su más reciente obra titulada La mejor cosa que nunca tendrás (Seix Barral). Efraim Medina Reyes nos cuenta en esta entrevista instántanea la forma de su cuerpo, su alma y su vacío. Nos entrega este libro como algo que, tal vez, no merecemos.

John Better: ¿Qué forma, color o aroma tiene esa mejor cosa que nunca tendremos?

Efraim Medina: Tiene la forma del vacío.

J.B.: ¿Has visto esa cosa alguna vez?

E.M.: No es algo que se pueda ver o tocar, no está en los límites de nuestra comprensión, simplemente duerme en el corazón, en los nervios, es algo que intuyo, que presiento. Una puerta que se cierra hacia la realidad y abre agujeros en el alma.

Leer :   Primera imagen oficial de Balada de pájaros cantores y serpientes, precuela de Los juegos del hambre con Rachel Zegler

¿Podría ser el amor ‘esa cosa’?

Es todo menos el amor, al menos no el amor en el sentido pedestre y funcional que hemos concebido. Esa cosa es exactamente lo que nunca será el amor.

¿Qué geografía recorre La mejor cosa que nunca tendrás, tu nueva novela?

Varias, por supuesto. Ciudad Inmóvil, Bogotá y Europa donde están la mayor parte de las huellas de mi paso por este puerco mundo. También contiene la novela la geografía de mis muertes: mi padre, mi perro, mi inocencia, Ciro Díaz, el amigo esencial que tuve y otros amigos entrañables que se fueron. Mi geografía como hombre y padre son el centro de las pesquisas que me llevaron a escribir este libro. Y más y más sutiles mapas de dolor y dicha, de ilusiones y desencantos: la geografía de mis músicas, las que me alimentaron y las que he ido diseñando. Y todo eso que existe en mí y que de alguna forma soy.

Leer :   Bienvenidas vacaciones de verano | Omnia

La sinopsis que leemos sobre tu nuevo libro parece querer recobrar algo perdido…

Soy amoroso, pero nunca nostálgico. Estoy en perenne construcción y mi curiosidad no tiene límites. No puedo buscar lo perdido porque jamás perdí nada, estoy impregnado de mi existencia y viven en mí cada tiempo y matiz del tiempo que pasó. Cada experiencia y rasgo. Mis libros, mi arte, no busca, sino que expresa y define.

¿Te sientes desligado de eso que llaman “literatura colombiana”? ¿Existe tal cosa?

Me siento desligado de cualquier etiqueta, del mercado editorial o cualquier otro, de esa pila de grumo y babosa y trasnochada retórica que hace ya décadas llaman “la nueva generación de escritores colombianos”. Tengo dos pasaportes y múltiples mundos, vivo hace mil años en Europa y tengo ya raíces profundas allí, mi hijo y mi hija son del norte de Italia, allí nació también la madre de ellos. La cifra de lo que escribo no tiene una nación precisa, mi aventura se extiende más allá de identidades y marketing parroquial.

Leer :   Viaja al Infinito y más allá de éste con “Lightyear” disponible en digital Ya – La Oferta

Leave a Comment