Top 5 producciones lgbti de Netflix: Las películas latinoamericanas que todos deberíamos ver antes de que termine junio

los auge de contenidos audiovisuales como Detienecorazones con demasiada facilidad nos lleva a lamentar, mientras nos limpiamos las lágrimas, “¡estas son las actuaciones que nos perdimos cuando crecíamos!” el catalogo de netflix, por citar solo una plataforma, está repleta de películas y series catalogadas como “LGBTIQ+”. En general, son producciones que proponen una imaginación positiva sobre nuestras existencias. También, de producciones que vienen del exterior y no miran de cerca nuestras caras sudacas. Las representaciones que nos faltaron al crecer, en realidad, son las que hablan nuestros idiomas, habitan nuestros barrios y ofrecen un fiel espejo de las sociedades que nos templan con su crueldad y violencia.

Leer :   Netflix adelanta el estreno de la serie documental de Harry y Meghan para aprovechar el tirón de The Crown

Curiosamente, lo mejor Películas LGBTIQ+ de Netflix son sudamericanos. Me atrevo a decirlo porque me he pasado las últimas semanas haciendo un barrido exhaustivo de todos los que hay en el catálogo. El objetivo: encontrar otras vueltas al orgullo con un top 5 de películas que todos deberíamos ver antes de finales de junio.

Enamorado (Cassio Pereira Dos Santos, 2020)

Independientemente de la relevancia y contundencia de nuestras leyes de identidad de género, los obstáculos para su plena aplicación son ruidosos en todas partes. Esto se hace evidente cuando Valentina se muda con su madre a un pequeño pueblo de Minas, decidida a no repetir la incomodidad de su anterior experiencia escolar. Esta vez, ella en las listas será llamada por su nombre elegido, aunque eso signifique obtener la firma de su padre ausente. La buena predisposición de sus profesores y la calidez de los nuevos amigos le indican a la recién llegada que aquí ¡sí! ella va a tener la vida que se merece. Eso sí, como en la vida no existe lo perfecto, basta un momento de indefensión para que la suerte cambie de rumbo. El gran éxito de Enamorado Es exponer la fragilidad de las masculinidades que se alzan contra nosotros, en contraste con la fuerza de su protagonista y los personajes que la acompañan en su lucha. Hay tensión, ternura y varias escenas que merecen ser gritadas en la tele. ¡Obrigadx, Valentina!

Leer :   'Dualidad', final explicado Netflix: ¿Es Leni o Gina?

las herederas (Marcelo Martinesi, 2018)

La relación entre Chela y Chiquita pende de un hilo. Plagada de deudas, una de ellas debe pasar un tiempo en la cárcel mientras la otra se deshace de sus posesiones más preciadas. En medio de tanta desolación, Chela se encuentra deseando a una joven. La avidez de ese deseo suyo la devuelve a los caminos que se habían cerrado con Chiquita. Lo más destacable del caso es la forma en que Chela vive su nueva ilusión: con asombro y torpeza, como ella que está retomando una actividad que había dejado de lado durante años. ¿Cómo quiere ella un cuerpo envejecido? las herederas pone sobre la mesa este tema del que solemos escapar como si no fuera a alcanzarnos inevitablemente.

Retablo (Álvaro Delgado-Aparicio, 2017)

El desencuentro entre un padre y su hijo, tan propio del imaginario LGBT, genera aquí un pliegue y una inversión. Durante los primeros veinte minutos de Retablo, parece que no habrá más que hermosos paisajes y el deseo —silencioso, indecible— de Segundo hacia su padre Noé. Pero, de repente, una pequeña imagen lo cambia todo. La historia toma una serie de devastadores giros y vueltas, cuyo efecto tiene mucho que ver con la brillante actuación del Joven Junior Béjar. Retablo fue seleccionada para competir en los premios Oscar, una carrera en la que, quizás injustamente, pocas películas peruanas han entrado hasta ahora.

una mujer fantastica (Sebastián Leilo, 2017)

Hablando de premios oscar, una mujer fantastica pasó a la historia como la segunda película chilena en ganar el premio a “Mejor Película en Lengua Extranjera”. Marina es una cantante que vive segura en la comodidad que le brinda su novio Orlando de Ella. La noche de su cumpleaños, un hecho inesperado expulsa a Marina de ese consuelo y le recuerda la hostilidad de la ciudad —¡el mundo!— donde vive. Aun cuando las injusticias que presenta nos cierran el estómago con su verosimilitud, el gran aporte de una mujer fantastica está en el plano de la fantasía: Marina detenida por la ferocidad de un viento imposible, encontrando catarsis en bailar o cantar como nosotros en cualquiera de nuestros sueños almodovarianos. Por cierto, la película puesta en el mapa mundial Daniela Vegaactriz principal, sin cuyo hechizo ni la fantasía ni el terror tendrían tal impacto.

XXY (Lucía Puenzo, 2007)

El cuerpo intersexual históricamente ha mantenido despierta a la comunidad médica. Amante de las simplificaciones, parece seguir prefiriendo la intervención quirúrgica como método de normalización. Tenemos que preguntarnos por qué todavía nos cuesta tanto imaginar un cuerpo intersexual. Tal vez por esa dificultad, XXY Es una joya que no envejece. Es, miráos, una película que no nos perdimos de pequeños y que, sin embargo, pocos hemos visto cuando se estrenó. Alex (agnes efron, aplausos y aplausos) vive en un pueblo costero de Uruguay con su padre (Ricardo Darín) y su madre (Valeria Bertucelli). Su aparente crisis adolescente esconde en realidad el descubrimiento de un deseo que no puede decir su nombre porque no lo tiene. El contacto que establece con Álvaro (un jovencísimo Martín Piroyanski, mi amor) es tan tierno como inquietante. Casi como la propia película.