Un estudio concluye que los enjuagues bucales pueden reducir la transmisión del coronavirus: “Actúa como un jabón”

Un estudio ha concluido que enjuagues bucales con cloruro de cetilpiridinio (CPC) tienen la capacidad de reducir la transmisión del SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19por lo que los enjuagues bucales con este componente se perfilan como una posible herramienta preventiva para minimizar los contagios, ahora que se usa menos la mascarilla.

El ensayo clínico, publicado en la revista científica Revista de investigación dentalha sido liderado por la Fundación Lucha contra las Infecciones -antes FLSida- junto con el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y la Dirección Territorial Metropolitana Norte del Instituto Catalán de la Salud (ICS), con la colaboración de la empresa especializada en salud bucodental Dentaid.

Leer :   Bolsonaro lamenta muerte de policía en favela de Río - Brasil


fotógrafo: Jorge París Hernández [[[PREVISIONES 20M]]]asunto: Madrid.  Comercio.  Hostelería.  Turismo.  COVID-19.  mendigos  Pobreza

Los investigadores han comprobado que la CPC tiene el capacidad de romper la membrana del virus que está en la saliva de la boca de una persona infectada, lo que reduce su capacidad de contagio si pasa a otro humano, ya que con la membrana destruida no puede penetrar en las células del nuevo huésped.

“El mecanismo de acción de CPC actúa como un jabón; rompe las membranas lipídicas que forman la envoltura del virus, que sería como su capa”, explica a Efe Nuria Izquierdo-Useros, una de las autoras del artículo e investigadora de IrsiCaixa.

La eficacia del CPC para reducir el contagio ya había sido probada “in vitro” en laboratorio y ahora lo han confirmado “en vivo”a partir de muestras de saliva de personas infectadas que fueron atendidas en centros de atención primaria del ICS.


Una imagen de una taza con enjuague bucal.

Izquierdo-Useros ha remarcado que este ensayo indica que los enjuagues bucales con 0,07% de CPC podrían sumarse a otras estrategias preventivas para evitar la propagación del SARS-CoV-2, en un momento en el que el uso de colutorios ha disminuido. mascarilla. “Si una persona infectada utiliza este tipo de enjuague bucal de forma habitual durante los 10 días de mayor carga viralse podría reducir mucho la transmisión”, destaca el investigador.

Después del efecto del CPC, si los virus abandonan el cuerpo del infectado por gotitas de saliva o aerosolesestas “no serían contagiosos porque estarían rotosquedarían inhabilitados”, subrayó.

Al ser un producto de fácil acceso, Izquierdo-Useros ha considerado que incluso podría utilizarse para un uso temporal generalizado durante los meses o semanas de alta transmisión comunitaria del virus, independientemente de si se da positivo o no, como es el caso de la mascarilla. ya que cree que ayudaría a reducir los contagios, especialmente entre los asintomáticos.

El enjuague bucal tiene la ventaja de que es un producto “fácil de distribuir, barato y no exclusivo”, por lo que es posible utilizarlo como herramienta preventiva desde una ciudad de un país rico hasta “un campo de refugiados”, subrayó. Otra ventaja es que no es un componente nuevoporque el CPC se ha utilizado para la higiene bucal durante décadas, por lo que su seguridad está comprobada.


Imagen de un enjuague bucal.

Este estudio es el resultado de un ensayo clínico que se llevó a cabo en 19 centros de atención primaria de la Región de Salud Metropolitana Norte de Cataluña durante los meses de febrero a junio de 2021. En ella participó 118 personas adultos con infección asintomática por SARS-CoV-2 o con síntomas leves; De estos, un grupo se enjuagó con CPC y el otro con placebo.

Los investigadores analizaron en cada individuo la cantidad de virus con capacidad infectiva mediante el prueba de elisa que, a diferencia de la PCR, permite “ver la capacidad del CPC para romper la membrana del virus, ya que detecta las proteínas de la nucleocápside del SARS-CoV-2, que se encuentran en el interior del virus”, detalló Izquierdo. -Usuarios.

Aunque cuando se hizo el estudio no había habido omicrónel investigador ha señalado que los resultados aún son válido para variantesporque estos también llevan ese “abrigo” que destroza al CPC.