Yasumasa Morimura: El Teatro de la Identidad

Cuando entré a la universidad, inmediatamente me di cuenta de que no soy un buen pintor. No podía dibujar tan bien como los otros estudiantes y encontré mi mejor forma de expresión artística en la fotografía.

Morimura, como Marcel Duchamp. Morir


A través de un trabajo rico en conceptos y dualidades, empleando estrategias que se apropian de la imagen de personajes célebres de la historia del cine y del arte, así como íconos de la cultura universal de todos los tiempos, ha desarrollado una trayectoria que le ha granjeado gran admiración en el campo del arte cinematográfico, destacado en el grupo de grandes artistas que interpretan la historia del arte a través de fotomontajes utilizando tecnología digital, incluido en el grupo de autores que han utilizado métodos apropiacionistas desde la década de 1970. En la terminología de Dan Cameron, él es parte de un amplio movimiento glocal—el anglicismo definido por referencia a factores globales y locales—que abarca artistas con intensas identidades culturales y sexuales. Jugando sin disfraz ni provocación banal, evocando reflejos visuales que se alejan de las convenciones. Reinterpretar la cultura pop del mundo occidental, apropiándose de ella subversivamente, elevando el concepto marginal al nivel de lo universal.

Leer :   Compensa la falta de motivación con la disciplina

Fotografía Cegado por la luz. Morir


Se ve a sí mismo como el hijo conceptual de Andy Warhol en formas extremas, combinando la parodia y el homenaje, recreándolos y mostrándolos a través de sí mismo en una especie de autorretrato, donde da espacio a la apropiación de la identidad y la imagen. La obra de Morimura puede recordar las representaciones en la obra de Cindy Sherman, con quien despuntó en un camino paralelo en el tiempo, utilizando ambos elementos similares para configurar la realización de sus obras, aunque ella se centra más en los estereotipos que utilizó al principio el imagen de Monica Vitti y Anna Magnani también en su serie Untitled Film Stills, creada entre 1977 y 1980, que aborda el lenguaje visual de las películas de los años 40 y 50 del siglo pasado.

Leer :   En 36 bibliotecas del estado, la DPZ organiza talleres artesanales para fomentar la lectura

Hermanos (Una oración tardía de otoño) de 1991. morimura


erotismo y muerte

Hay dualidades llamativas en toda su obra: tradición y contemporaneidad, el yo femenino y el yo masculino, Oriente y Occidente, la pintura y la fotografía. Todo ello gira en torno a un concepto importante que marca absolutamente toda su historia: la identidad, cuestionando su visión de la sexualidad, denunciando posiciones fiscales que podrían desequilibrar su proyecto. Dos artistas dispares se balancean a lo largo de su obra: Marilyn Monroe y Yukio Mishima, transformados en personajes que forman parte de una mitología popular y cultural del erotismo y la muerte. Una Marilyn de luto y una Mishima esforzándose por ser extremadamente masculina. Ella fue asesinada por América y él por la posguerra.

Leer :   Las 10 curiosidades de Holger Rune

El Teatro de la Identidad


narcisismo

El extravagante y prolífico japonés Yasumasa Morimura (Osaka, 1951) propone en su discurso un debate entre culturas cuando se convierte en la Mona Lisa, el Che Guevara, Marcel Duchamp, la joven de la perla y la Medusa de Caravaggio, entre otros. los que dan forma a una visión conceptual de inspiración e imaginación a través de las grandes figuras que forman parte del imaginario colectivo, dándoles rasgos orientales, rasgos propios. Los géneros humanos emergen al explorar las nociones atribuidas al ego y al narcisismo que surgieron de las influencias socioculturales. Realiza un constante ejercicio de apropiación, reinterpretando las grandes obras maestras del arte universal a través de fotomontajes en los que utiliza herramientas digitales, creando y modificando espacios a partir de su propia imagen para crear una transcripción del travestismo, donde se da a cada uno de los personajes su propia identidad, a la que le da un nuevo rostro utilizando clichés familiares, se apropia de cosas ajenas de manera intrusiva, dramatiza con humor su mirada como si se buscara a sí mismo.De ser diferente, su interés podría residir en su propia identidad preguntante.

Leer :   'Desencantada': qué recordar antes del estreno de la película con Amy Adams - CINEMABLEND

imagen

Según una entrevista con la escritora y periodista cultural Jacinta Cremades para la publicación Tendencias en el mercado del arte, Morimura responde a la pregunta: ¿Cómo se interpretan sus obras en Japón y Occidente? “Igualmente, aunque es cierto que los occidentales los ven con más lógica que los orientales”.

Cremades, escritora francesa de origen español, hija del dramaturgo catalán Jaime Salom, lo describe así: «Hay que esforzarse para oír la vocecita que emites cuando hablas y apenas mueves los labios. Viste elegantemente, siempre con trajes en tonos negros, con una camisa de cuadros rojos y un pañuelo al cuello con lunares blancos”.

mi trabajo soy yo

En la imagen que proyecta en sus fotomontajes mantiene siempre una caracterización de la figura con actitud narcisista.

Leer :   tercera semana de junio y anticipos – ANRed

Penetra literalmente en la piel de los personajes existentes en las obras de arte universales, donde su rostro aparece y encarna cada uno de los rostros en las diversas obras, por eso ha manifestado en él el deseo de robar, de copiar, pero la esencia de esta apropiación se trata del diálogo que surge entre la obra de ambos, la del cuadro al que imita y su propia visión. yo soy mi trabajo

persona

En 1985 construye su primer autorretrato histórico a partir de la imagen de Van Gogh, al que ha vuelto en varias ocasiones a lo largo de su carrera. Fascinado por el autorretrato, que confirma la existencia del artista y le otorga elementos críticos que le dan más protagonismo, transmite en sus obras el efecto del encuentro con la belleza frente a la propia originalidad y la copia que desarrolla instintivamente sentimientos lascivos donde una preocupación con sublime travestismo emerge, despojándose sutilmente de su personalidad para asumir una imagen provocativa narcisista a través de la sensualidad que ha reprimido, planteando interrogantes ante el espectador donde se manifiesta en todo momento el concepto de identidad. No tiene interés en ser catalogado como fotógrafo, aunque utiliza una cámara como herramienta. Considera su trabajo como una especie de objet trouvé surrealista, más cercano a una idea performática que a un proyecto fotográfico fundamental, juzgando el cuerpo como sujeto y objeto. Para Morimura, posar y actuar significa crear, más allá del egocentrismo que subyace en la realización y el resultado de su obra. Es importante señalar que no existe un término equivalente a la palabra “persona” en el idioma japonés.

Leer :   Dios lo hará desde la cabina de la puerta trasera | habla a los asistentes de VidCon México #Internet | Noticias de anime, manga y videojuegos

Nipón Cha Cha Cha

Toshimi Takahara, esposa de Morimura, afirma categóricamente por qué se enamoró de él: «Su pureza. Aunque tiene 71 años, todavía es un niño.

A esta pureza hay que sumar la extravagancia y agudeza que despliega, que destaca su obra, inmiscuyéndose en cuadros y fotografías de escenas creadas por otros, robando y apropiándose de lo que no le pertenece.

Como defensor de la fotografía escénica, cree que la clave del éxito se domina cuando un artista se convierte en un producto. En su performance Nippon cha cha cha hace una compleja reflexión sobre su historia personal, tratando de ocultar la tradición japonesa representada por su madre y situarla junto a la cultura americana que le inculcó su padre.

Leer :   Amazon tiene los mejores gadgets para este Día del Padre

hermanas/actrices

En la serie Sister de 1991, eligió ser una crítica mordaz de las mujeres japonesas de élite que parecen obsesionadas con los símbolos socioeconómicos de Occidente, fascinadas por la moda de las grandes empresas como Chanel y Vuitton. En la serie Actrices de 1995-1996, se transformó en una visión de Audrey Hepburn en una secuencia de Desayuno con diamantes, Marilyn Monroe posando para un calendario; caracterizada como Brigitte Bardot sobre una Harley Davidson o Catherine Deneuve en un cuadro de Belle de Jour, entre otras cosas situadas en una casa de té japonesa. Es un trabajo que reúne una serie de alrededor de 60 imágenes que intencionalmente reproducen una mezcla de culturas japonesa y occidental. Es considerado el fotógrafo japonés más reconocido internacionalmente. En 1996, Autorretrato-después de Marilyn Monroe, realizó una de sus grandes tentaciones que siempre lo ha obsesionado, una extensa serie de iteraciones de los retratos de Marilyn Monroe. Hecho ineludible como seguidor fanático de la obra de Warhol.

Leer :   ¿Cuántos episodios tiene la serie Targaryens? Fechas de estreno en HBO

Los nuevos caprichos

Con poca inspiración reescribe Los Caprichos de Goya y crea una visión personal de quince aguafuertes con imágenes, diría lamentablemente, que poco o nada tienen que ver con el universo goyesco. Estas obras estuvieron expuestas en la Galería Juana de Aizpuru de Madrid.

Las Meninas

En 2014, impulsado por su fascinación por la obra maestra de Diego de Velázquez, una de las sublimes joyas icónicas de la pintura española, Yasumasa Morimura crea una reinterpretación de Las Meninas, un cuadro inspirado en innumerables artistas como Botero, Picasso, Witkin, Dalí, Equipo Crónica , Sussman , Ballester, etc. Para su obra Las Meninas renacen de noche, utiliza las salas del Museo del Prado como escenario, investiga y crea una nueva narrativa, modificando la distribución de los personajes en la composición original, tomando el papel de cada uno intentan responder a las preguntas de autoría, espacio y perspectiva planteadas por Velázquez. En otra pieza de esta obra, Morimura se refiere a sí mismo por primera vez, sin caracterizarse apareciendo como él mismo fuera del cuadro, como un visitante más en la sala admirando los cuadros. El artista utilizó por primera vez la imaginería de Velázquez en 1990, personificándose en algunas de las figuras de la pintura.

Leer :   House of the Dragon: ¿cuándo comienza la temporada 2?

final

Yasumasa Morimura se apropia de la cultura occidental y utiliza empíricamente todo tipo de técnicas como manipulaciones digitales, maquillaje, etc. que componen la obra crucial. No es despreciable el conspicuo trabajo de ambientación y caracterización realizado en cada una de sus obras escénicas. Autor en busca de personajes, maestro del disfraz, ególatra extremo, actor delicioso, comediante perfecto con fino ingenio, artista fascinante, travesti excéntrico, imitador meticuloso, narcisista empedernido. Su vida es una puesta en escena absoluta, puro teatro de notorias interpretaciones y susurrada meditación. Teatro de espejos, juego de máscaras sublimadas. Teatro Supremo, Escenas del Espíritu.

Más sobre Yasumasa Morimura en www.hunterartmagazine.com.

Leer :   Programa de artes escénicas llevará 158 espectáculos a 185 comunidades

Leave a Comment