Zona Rural | El despertar de los pastores – El Salto

“Llegará un día en que ya no podremos hacerlo, y entonces podremos hacerlo todo”, decía el poeta Vicent Andrés Estellés. Bueno, ese día se acerca. Los pastores ya están hartos.

Señorías, representantes políticos y administradores de servicios básicos a los ciudadanos: ¿cuántos de los millones de euros que las Comunidades Autónomas han anunciado para invertir en la campaña de prevención de incendios y limpieza de montes se destinarán a los pastores del mundo rural? La ganadería extensiva se tambalea. Apenas nos paramos. Muchas de las explotaciones ganaderas ya han llevado sus animales al matadero. Y con otros, no sabemos cómo vamos a terminar.

No se trata de dar este dinero por nada y por nada. Conocemos muy bien las causas de los incendios. Las entidades sin ánimo de lucro que llevan años trabajando por el medio rural y la naturaleza lo dicen muy claro: “El mejor bombero forestal es la ganadería extensiva.” Si tú mismo nos cuentas la importante labor que realizamos.

Leer :   La Plaza de la Hispanidad y la Calle San Antonio estarán dedicadas a los niños durante la Noche Viva Fuengirola

Los pastores de la Serranía Alta de Cuenca solo queremos mantener vivas nuestras estancias, mantener vivas nuestras ciudades, seguir trabajando, seguir adelante. Pero vivimos la tormenta perfecta: el cambio climático nos golpea con más fuerza que nunca, tenemos que alimentar al ganado con cereales que se han duplicado en precio, somos el eslabón más débil de la cadena (víctimas de comerciantes, especuladores, intermediarios y personas que muchas veces sin escrúpulos son vidas a nuestra costa). Compramos por lo que nos piden, vendemos por lo que nos dan… Nuestros productos son perecederos y por lo tanto perdemos influencia en las negociaciones de precios.

No queremos ser héroes. Solo queremos poder vivir con dignidad. Los pastores somos esclavos de nuestras ovejas, vivimos para ellas, sin horario ni calendario. Pero, ¿cuánto tiempo podemos soportar esta situación? Si nos cuesta dinero producir alimentos sanos y naturales en estas circunstancias, si otra materia prima como la lana ya no vale nada, si por vivir en zonas remotas tengo que pagar hasta la retirada del estiércol… Entonces, ¿qué hacemos? te queda?

Leer :   Clue Hunter, Escape Rooms para Planes de Ocio en Madrid

Nos queda el importantísimo trabajo que hace nuestro ganado en el campo, aprovechando los pastos, abriendo caminos y veredas, evitando que se conviertan en combustible, ayudando a mantener los ecosistemas equilibrados, fomentando la diversidad, Paisajes por el paisaje generar alegría para todos. Es un trabajo por el que debemos ser reconocidos, valorados y pagados. Ahí radica nuestra supervivencia.

no nos dejes caer no desaparezcamos La ganadería extensiva debe ser vista como lo que es: una parte integral de la prevención y control de incendios, junto con las cuadrillas forestales que limpian las montañas. Las personas que lo hacen posible exigen dignidad.

Los pastores muchas veces interiorizamos que “lo que hacemos no vale nada”, que “somos tontos como nuestras ovejas”, y así seguimos adelante sin esperar nada a cambio. Pero nosotros no somos tontos, ni nuestras ovejas son tontas. Exigimos que nos paguen por nuestro trabajo, que paguen a las ovejas, las vacas y el ganado que limpian y cuidan nuestras montañas. Vital para el servicio esencial que brindan, para su papel ambiental y social en un contexto crucial de emergencia climática.

Leer :   Testimonio de Hugh Thomas, el insider

Señoras y señores, esta remuneración digna, este apoyo que estamos pidiendo no es para nosotros. es para todos Para todos. Por favor rasca tu bolsillo. O mejor dicho, manéjalo bien. Solo es cuestión de gestionarlo bien, priorizando lo importante y pensando de una vez por todas en el bien común.

Leave a Comment